La preexistencia

El principio y la eternidad

Cristo en la creación

La teofanía del padre y el Hijo.

El testimonio bíblico

La preexistencia de Cristo

La preexistencia de Jesucristo es la doctrina que habla acerca de la existencia de Jesús en el cielo antes de su concepción (Acción y efecto de concebir) Y esta preexistencia se encuentra basada en el evangelio de Juan 8:58 Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy. Y a continuación les presentare la primera clase basándome en lo que yo personalmente llamaría las cinco cosas que debes saber sobre la preexistencia de Cristo.

El principio y la eternidad
Jn, 1:1 y Col, 1:17

¿Existía Cristo antes de nacer?
Cuando leemos las escrituras nos encontramos con la revelación de la preexistencia. Lo cual significa (existencia anterior con relación a prioridades de la naturaleza u origen) Isaías, 57:15 habla de aquel que habita desde la eternidad. Y esto nos confirma que Cristo antes de su encarnación habitaba en forma de Dios de acuerdo a:
Fil, 2:6-7 “el cual siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres”
Este despojo es llamado teológicamente kénosis y está basado en la interpretación de Filipenses 2.7, “(Él) se despojó a sí mismo”. La pregunta que muchos se formulan es:
¿De qué se despojó Cristo?
El término “kenosis” proviene de la palabra griega que describe la doctrina del auto despojo de Cristo en su encarnación. La kenosis significa una auto-renuncia, no un vaciarse a sí mismo de su deidad, ni es un intercambio de la deidad por la humanidad, esta expresión de que se despojó significa que Jesús no dejó de ser Dios durante su ministerio terrenal, pero si dejó de lado su gloria celestial. También tuvo que dejar su autoridad independiente, ya que en su ministerio terrenal tuvo que someterse
A medida que vallamos analizando este tema la biblia nos presentara una serie de versículos que nos comprobarán esta existencia eterna.
Y lo primero a analizar es:
¿Cómo explicar su relación con el Padre?
Pues bien, Jesús cohabitaba con el padre y con el Espíritu santo y esto lo confirma jn, 1:1-2 al explicar la estrecha relación y comunión que había desde la eternidad, y es aquí que se entiende entonces que esta preexistencia de Cristo desde la eternidad estuvo llena de gloria y majestad, Jn, 17:5
Siendo al mismo tiempo perfectamente humano y perfectamente divino, el Señor Jesucristo es semejante y a la vez distinto a los hijos de los hombres.
Jesús es presentado en su humanidad como un hombre que nació, vivió, sufrió y murió entre los hombres. Y es diferente a nosotros en su Divinidad, no solamente en el carácter impecable de su vida terrenal, en su muerte o en su gloriosa resurrección y ascensión, sino también en el hecho maravilloso de su preexistencia eterna.
Comparemos:
• Habitó entre nosotros Jn. 1:14
• He. 2:14-18
Porque en cuanto a su humanidad, Él tuvo principio, pues fue concebido por el poder del Espíritu Santo y nació de una virgen.
Pero en cuanto a su divinidad, no tuvo principio, pues ha existido desde la eternidad. Isaías, 57:15. Y en Isaías 9:6 leemos: Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado. Y la distinción es obvia entre el niño que nació y el Hijo que nos es dado.
Véase Mt, 1:21 es nacido.
Véase Jn, 3:16 es dado.

Así también en Gálatas 4:4 dice; Cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley.
Es decir que el que existía desde la eternidad, llegó a ser, en la plenitud del tiempo, al nacer (de la descendencia) de una mujer. Esta es otra declaración de la preexistencia de Cristo, que afirma que Él existió antes de que se hubiera encarnado, pues hasta ahora lo que hemos leído afirma que Él existía desde toda la eternidad pasada. Dándonos a entender también que él, era el primero de todos los seres creados
Col, 1:15 dice que él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación.
También la preexistencia del Hijo de Dios se sobreentiende en el hecho de que Él tiene los atributos de la Deidad:
• En él estaba la Vida Jn. 1:4
• Tiene existencia y vida en sí mismo Jn. 5:26
• Su Inmutabilidad es eterna He. 13:8
• Es Verdad Jn. 14:6
• Es Amor 1/Jn. 3:16
Es Santo He. 7:26
• Es eterno He. 1:11-12
• Omnipresencia Mt. 28:20
• Omnisciencia Col. 2:3
• y Omnipotencia Ap. 1:8
De igual manera, la preexistencia de Cristo también se entiende por el hecho de que Él es adorado como Dios
• Jn. 20:28
• Hch. 7:59-60
• He. 1:6
Concluyo esta parte al dar por aclarado que el Señor Jesucristo siendo Dios, ha existido de eternidad en eternidad. Y esta parte debe estar inseparablemente relacionada con el siguiente punto que tiene que ver con su relación en la:
• creación
• su teofanía
• el testimonio bíblico.

Cristo en la creación

Al leer los primeros capítulos del libro de Gn, encontramos que Cristo participó con el Padre y el Espíritu Santo en el origen de todas las cosas
• Gn, 1:3 dice: y dijo Dios, (a quien le dijo)
• Gn, 1:26 hagamos al hombre
• Y en el 3:22 dice, he aquí el hombre es como uno de nosotros
Y Juan en su prólogo del libro confirma lo antes dicho porque dice;
Que todas las cosas por el fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. 1:3,
Y el apóstol Pablo dice:
Que en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en la tierra y las que hay en los cielos, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él col, 1:16
También dice;
Porque en él vivimos, nos movemos y somos… hecho, 18:27
Esta participación activa de Cristo en los actos creadores, bíblicamente demuestra una vez más lo que es la preexistencia de Cristo, la cual nos enseña que Dios no tiene principio.

La teofanía del Padre y el Hijo.

Teofanía son las diferentes manifestaciones visibles de Dios en el antiguo testamento.
Aquí es de gran importancia el entender que Cristo en su preexistencia se manifestó no solamente como ángel de Jehová sino que también lo hizo en otras formas, de las cuales mencionare algunas:
• En forma de hombre Gn, 18.
• Como príncipe del ejercito de Jehová Josué 5:3-15
• En el horno de fuego Dn, 3:24-25
• Luchó cuerpo a cuerpo con Jacob, Gn 32:24-30
• Su manifestación a través de la nube en el tabernáculo Ex, 40
• Su manifestación a través de la columna de nube y fuego Ex, 13:17-22
• Su presentación en el salmo 103:7 y compárese con jn, 14:6
• Su presentación desde el principio como luz. Gn, 1:3 compárese con Jn, 9:5

Estas claras manifestaciones nos presentan de forma clara palpable y tangible la razón para declarar sin temor a equivocarnos que Cristo preexistía.

El testimonio bíblico

Finalmente hemos de entender entonces que la eternidad significa no sólo que Cristo existió antes de su nacimiento, sino que existió siempre y eternamente.
Porque la eternidad y la preexistencia están juntas.
Y no como enseñó en el siglo IV Arrió. El sacerdote de Alejandría, y sus discípulos y simpatizantes. En su teología arriana, la cual negaba la eternidad de Cristo al decir que era la primera criatura creada por Dios, pero que no era Dios en sí mismo. Y Los Testigos de Jehová hoy en día tienen una cristología semejante a la Arriana, al negar la eternidad de Cristo.
Esta evidencia de la eternidad y deidad de Jesucristo es presentada por los apóstoles y algunos hombres del nuevo y antiguo testamento que recibieron luz divina del Espíritu Santo al momento de escribir cada libro tales como:
1. Antiguo testamento
• Nacerá el sol de justicia Miqueas 4:2;
• Nacimiento y entrega. Isaías 9:6;
• Emanuel Isaías 7:14
• El único Dios Isaías 43:10
• El yo soy Éxodo 3:13-14

2. Nuevo Testamento:
• La correlación entre el padre y el hijo Juan 1:1-2
• Mi hijo amado 2/ ped, 1:16-18

3. Declaradas por la boca de Jesucristo:
• Abraham vio su día Juan 8:56
• la unidad del Padre y el Hijo juan 10:30
• Juan 5:18
4. Probadas por los nombres que recibe:
• Dios: Hebreos 1:8; Tito 2:13; Juan 1:1-2; Romanos 9:5; Isaías 9:6
• Hijo de Dios: Mateo 16:16; Mateo 26:61-64ª
• Señor: Mateo 22:43-45; Marcos 5:19
• Emanuel: Mateo 1:23; Isaías 7:14
• Rey de Reyes y Señor de Señores: Apocalipsis 19:16

5. Probadas por sus atributos:
• Omnipotencia: Mateo 28:18;
• Omnisciencia: Juan 1:48; Colosenses 2:3; Juan 21:17
• Omnipresencia: Mateo 18:20; Mateo 28:20
• Inmutabilidad: Hebreos 13:8
• Existencia y vida en sí mismo: Juan 5:26; Juan 1:4; Juan 14:6
• Santidad: Hebreos 7:26; Marcos 1:24; 1 Pedro 2:21-22

6. Probadas por sus obras o hechos:
• Creador de todo lo que existe: Juan 1:3; Hebreos 1:10; Colosenses 1:16; Génesis 1:26; Génesis 3:22;
• Sustentador de todo lo que existe: Colosenses 1:17 Hebreos 1:3;
• Perdona los pecados: Lucas 7:48; Mateo 9:2-7
• Poder sobre la muerte: Juan 5:24; Lucas 8:49-55 Lucas 7:11-17; Juan 11:1-46; Juan 10:17-18
• Él es Juez: Juan 5:27; 2/Timoteo 4:1; Juan 5:22 Apocalipsis 19:11

Conclusión

Tenemos que reconocer que el Señor Jesucristo es el
Verdadero Dios y que existe desde la eternidad hasta la eternidad.
Entendiendo esto, ahora debemos dar a Jesús el honor que él
Realmente merece en nuestras vidas.
Y si tú? Hasta ahora no habías conocido perfectamente al Cristo que te presentaron, hoy yo te invito a que conozcas:
• Al eterno
• Al que es principio y fin
• Al que es y que era y sigue siendo
• Al gran yo soy
• Al varón de guerra
Hoy te presento al Dios que no puede ser ignorado o burlado, y sabes porque?
• porque el todo lo sabe
• todo lo ve
• y todo lo puede.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s