La Iglesia Católica Romana sostiene que su origen se encuentra en la muerte, resurrección y ascensión de Jesucristo aproximadamente en el año 30 de nuestra era. La iglesia Católica se proclama a sí misma como la Iglesia por la que murió Jesucristo, la Iglesia que fue establecida y construida por los apóstoles. ¿Es ese realmente el origen de la Iglesia Católica? Por el contrario. Aún una lectura superficial del Nuevo Testamento revelará que la Iglesia Católica no tiene su origen en las enseñanzas de Jesús o Sus apóstoles. En el Nuevo Testamento, no hay mención del papado, la veneración o adoración de María (o de la inmaculada concepción de María, la perpetua virginidad de María, la ascensión de María, o María como co-redentora y mediadora), las peticiones a los santos en el cielo por su intercesión, la sucesión apostólica, las ordenanzas de la iglesia funcionando como sacramentos, el bautismo infantil, la confesión de pecados a un sacerdote, el purgatorio, las indulgencias, o la autoridad paralela de las tradición eclesiástica y la Escritura. Así que, si el origen de la Iglesia Católica no se encuentra en la enseñanzas de Jesús y Sus apóstoles, como están registradas en el Nuevo Testamento, ¿cuál es el verdadero origen de la Iglesia Católica?

Muchas personas no creen en la existencia de Dios. Muchas personas incluso creen que Jesús fue un mito o alguien que nació en un pesebre rodeado de paja, animalitos y dos personajes con aureola mientras una estrella cruzaba el firmamento.

Muchos no-Cristianos (Budistas, Musulmanes, Indúes, etc.) reconocen la existencia de este niño que nació en Belén como “un gran maestro”, un “maestro ascendido” y así una serie de titulos, poniendo a Jesús en la categoría de sus lideres (Maoma, Krishna, Buda, etc.) ¿Pero qué diferencia a este Jesús de los demás? Simple: Cambió la historia de la Humanidad dividiendola en un “antes” y en un “después” de Cristo. Ni Maoma, ni Buda, ni Krishna volvieron de la muerte para luego reunirse con sus discípulos y luego ascender a su trono en el cielo. Maoma murió. Buda murió. Krishna… murió. Pero Jesús a pesar de morir, volvió a la vida.

Una vez que Jesús dejó este planeta. Sus discipulos comenzaron a dar a conocer las enseñanzas que les fueron encomendadas. A este grupo se le llama conmunmente “la iglesia primitiva” pues la conformaban personas que se iban aglutinando en torno a las enseñanzas de los discipulos de Jesús y asi sucesivamente. Esta iglesia primitiva vivian y practicaban las enseñanzas dadas a través de Jesus y sus discípulos.

Estamos hablando de una época en la cual no existian sacerdotes ó líderes cristianos, de hecho la cristiandad se vivía casi en secreto ya que era perseguida y para el Estado Romano la creciente cantidad de personas que aceptaban las enseñanzas de Jesús les producía miedo pués podían perder el control de sus subditos. Por ello el estado romano reunía a grupos de cristianos y los dejaban ser devorados vivos por leones hambrientos en presencia del público de modo de entretener a su pueblo y asi mismo de provocar temor y con ello que el cristianismo se dispersara.

El origen de la Iglesia Católica es el trágico compromiso del cristianismo con las religiones paganas que la rodeaban

Durante los primeros 280 años de la historia cristiana, la cristiandad fue prohibida por el imperio romano, y los cristianos fueron terriblemente perseguidos. Esto cambió después de la “conversión” del emperador romanoConstantino. Constantino “legalizó” el cristianismo en el Edicto de Milán en el año 313. Después en el 325 d.C. Constantino convocó al Concilio de Nicea en un intento por unificar la cristiandad. Constantino visualizó el cristianismo como una religión que pudiera unir al Imperio Romano, el cual en ese tiempo comenzaba a fragmentarse y dividirse. Mientras esto hubiera parecido ser un desarrollo positivo para la iglesia cristiana, el resultado fue todo menos positivo. Al igual que Constantino se negó a adoptar de lleno la fe cristiana, sino que continuó con muchas de sus creencias y prácticas paganas; así también la iglesia cristiana que Constantino promovió era una mezcla del verdadero cristianismo con el paganismo romano.

onstantino descubrió que con la gran extensión del Imperio Romano, tan diverso y expansivo, no todos accederían a renunciar a sus creencias religiosas y abrazar el cristianismo en su lugar. Así que Constantino permitió, y aún promovió la “cristianización” de la creencias paganas (con el famoso Decreto de la Tolerancia). Constantino se declaró el primer papa y cambió el nombre a todas las deidades (ídolos) remplazandola con nombres “cristianos”; así nace la Iglesia Catolica “Apostólica” Romana. Y así, creencias completamente paganas y totalmente antibíblicas le dieron nuevas identidades al “cristianismo”. Algunos claros ejemplos de ello son los siguientes:

  • El Culto a Isis, una religión de la madre-diosa egipcia, fue absorbida dentro del cristianismo, reemplazando a Isis con María. Muchos de los títulos que fueron usados por Isis, tales como “Reina del cielo”, “Madre de Dios”, y “theotokos” (quien dio vida a Dios) fueron adjudicados a María. Se le concedió a María un exaltado papel en la fe cristiana, mucho más allá de lo que la Biblia describe de ella, para atraer a los adoradores de Isis a la fe, que de otro modo no hubieran adoptado. Las primeras claras señales de la Mariología católica ocurrieron en los escritos de Origen, quien vivió en Alejandría, Egipto, el cual resultaba ser el punto focal de la adoración a Isis.La adoración a María proviene de la religión babilónica de la cual Baal (el dios-sol) es hijo de Astoret y juntos mantienen una comunión. Aquí hay un punto de mucho interés ya que, desde que la humanidad tiene historia, se ha adorado alDios Sol, mientras “cruzaba” las 12 constelaciones (coincidencia con los 12 apóstoles?). En el documental de Zeitgeistse explora a fondo este punto.La “Virgen María” con el niño en sus brazos ya se adoraba miles de años antes de cristo; En Asiria se le llamó Istar a la madre y Tamus al hijo, En Fenicia se le llamó Astarté a la madre y Baal al hijo, En Egipto se le llamó Isis a la mandre y Osiris u Horus al hijo, En Grecia se le llamó Afrodita a la madre y Eros al hijo, En Roma se le llamo Venus a la madre y Cupido al hijo…

  • El Mitraísmo era una religión en el Imperio Romano del I hasta el V siglo d.C. Era muy popular entre los romanos, especialmente entre los soldados romanos, y posiblemente fue la religión de muchos emperadores romanos. Mientras que nunca se le concedió un estatus “oficial” al Mitraísmo en el Imperio Romano fue de hecho la religión oficial, hasta que Constantino y los siguientes emperadores romanos reemplazaron el Mitraísmo con el Cristianismo. Una de las características claves del Mitraísmo era una comida de sacrificio, la cual consistía en comer la carne y beber la sangre de un toro. Mitras, el dios del Mitraísmo, estaba “presente” en la carne y la sangre del toro, y cuando eran consumidas, se otorgaba la salvación a aquellos que tomaban parte en la comida del sacrificio. (teofagia, la práctica de comer el cuerpo de un dios). El Mitraísmo también tenía siete “sacramentos”, haciendo que las similitudes entre el Mitraísmo y el catolicismo Romano sean demasiadas para ser ignoradas. Constantino y sus sucesores fundaron un fácil substituto de la comida sacrificial del Mitraísmo en el concepto de la Cena del Señor / La Comunión Católica. Tristemente, algunos de los primeros cristianos comenzaron a añadir el misticismo a la Cena del Señor, rechazando el concepto bíblico de un simple acto de adoración y recordatorio de la muerte y derramamiento de sangre de Cristo. La romanización de la Cena del Señor hizo la transición a una consumación del sacrificio de Jesucristo, conocido ahora como la Misa Católica / la Eucaristía

  • La mayoría de los emperadores romanos (y ciudadanos) eran enotistas. Un enotista es alguien que cree en la existencia de muchos dioses, pero que tiene un enfoque primario en un dios en particular, o considera a un dios en particular como supremo sobre los otros dioses. Por ejemplo, el dios romano Júpiter, era supremo sobre el “panteón” (la totalidad de los dioses) romano. Los marinos romanos con frecuencia eran adoradores de Neptuno, el dios de los océanos. Cuando la Iglesia Católica absorbió el paganismo romano, simplemente reemplazó el “panteón” de dioses con los santos. Así como el panteón de dioses romanos tenía un dios del amor, un dios de la paz, un dios de la guerra, un dios de la fuerza, un dios de la sabiduría, etc., la Iglesia Católica tiene un santo que “está a cargo” de cada una de estas características, y existen muchas otras categorías. Igualmente, así como muchas ciudades romanas tenían un dios específico para la ciudad, también la Iglesia católica provee sus “santos patrones” para las ciudades.

  •  La supremacía del obispo romano (el papado), fue creado con la ayuda de los emperadores romanos. Siendo la ciudad de Roma el centro de gobierno del imperio romano, y con los emperadores romanos viviendo en Roma, la ciudad de Roma se levantó como preeminencia en todas la facetas de la vida. Constantino, y sus sucesores, dieron su apoyo al obispo de Roma como el supremo gobernante de la iglesia. Desde luego, era mejor para la unidad del imperio romano, que el gobernante y la sede de la religión se encontraran centrados en el mismo lugar. Mientras que muchos otros obispos (y cristianos) se resistieron a la idea de que hubiera un obispo romano supremo, eventualmente el obispo romano se elevó a la supremacía, a través del poder y la influencia de los emperadores romanos. Cuando el imperio romano se colapsó, los papas tomaron el título que previamente había pertenecido a los emperadores romanos – “Pontificus Maximus”.

Pagano es un concepto que se encuentra por primera vez en inscripciones cristianas de principios del siglo IV en el ámbito cultural del Imperio romano para designar a quienes en aquella época adoraban a los dioses y, por ende, rechazaban la creencia en un dios único.

En vez de proclamar el Evangelio y convertir a los paganos, la Iglesia Católica “cristianizó” las religiones paganas, y “paganizó” el cristianismo. Al mezclar las diferencias y borrar las características distintivas, si, la Iglesia Católica se hizo a sí misma atractiva a la gente del imperio romano. Uno de los resultados fue que la Iglesia Católica se convirtiera en la religión suprema en el “mundo romano” durante siglos.

Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas. Timoteo 4:3-4

  • El origen del purgatorio: Se trata de un invento de la iglesia católica para controlar a sus fieles y llenarle de temores. El culto católico se formó en base a creencias paganas e idolátricas, no es un culto cristiano. Sólo se hace llamar “cristiano” para conseguir adhesión.Es cosa singular que las Iglesias protestantes digan, unánimemente de acuerdo, que los frailes inventaron el purgatorio. No cabe duda de que inventaron el ardid de sacar dinero a los vivos haciéndoles rezar por los muertos; pero el purgatorio es anterior a los frailes. Quizás indujo a los doctos a incurrir en este error que el papa Juan XVII instituyera, según se cree, la fiesta de los muertos hacia la mitad del siglo X.Al principio, a través de la intercesión por los muertos, la Iglesia manifiesta, hasta el final, el origen de su fe en el Purgatorio. Luego, con sabia lentitud, definirá su doctrina especialmente en el concilio de Lyon II (1274), en el concilio de Florencia (1438) y, finalmente, en el concilio de Trento (sesión 25 del 3 de diciembre de 1563).Desde hace mucho el purgatorio proporcionó muchísimo dinero a los que tenían el poder de abrir las puertas de él.La cancillería romana estableció una tarifa para la absolución de los muertos, y habían en dicha ciudad muchísimos altares privilegiados, en los que cada misa que se decía en ellos, pagando seis liards, en los siglos XIV y XV, sacaba un alma del purgatorio.Consideraba herejes la primitiva Iglesia a los que admitían la existencia del purgatorio, y condenaba a los simoníacos, que creían que las almas podían purgarse. Más tarde, San Agustín condenó a los discípulos de Orígenes que sostenían este dogma. ¿Los simoníacos y los origenistas admitieron acaso el purgatorio por encontrar algo semejante en Virgilio, en Platón y en Egipto? Con claridad lo anuncia el sexto libro de la Eneida, siendo lo más singular que Virgilio describe almas suspendidas en los aires, almas que se queman y almas que se ahogan

  • El origen de “la ostia” se remonta al origen del culto babilónico. Para poder entenderlo debemos remontarnos a la historia. Según el culto babilónico Nimrod estaba casado con Semiramis y dió a luz un hijo engendrado por un rayo de sol…Tamús. Semiramis ofreció a su hijo como libertador de la Tierra. Tamús, sin embargo muere por el ataque de un jabalí salvaje en su edad adulta. Ante la muerte de Tamús , Semiramis llora por cuarenta días (dando origen a la cuaresma) tras lo cual se celebraba la resurrección de Tamús intercambiando huevos. A Semiramis se le veneraba ofreciéndole una ostia. El acto litúrgico a través del cual el sacerdote levanta una ostia (redonda) es un acto que se realizaba ya en Babilonia.

  • El origen de Semana Santa: A principios del siglo IV había en la cristiandad una gran confusión sobre cuándo había de celebrarse la Pascua cristiana o día de Pascua de Resurrección, con motivo del aniversario de la resurrección de Jesús. Habían surgido en aquel momento numerosas tendencias o grupos de practicantes que utilizaban cálculos propios. Ya en el Concilio de Arlés (en el año 314), se obligó a toda la Cristiandad a celebrar la Pascua el mismo día, y que esta fecha habría de ser fijada por el Papa, que enviaría epístolas a todas las iglesias del orbe con las instrucciones necesarias. Sin embargo, no todas las congregaciones siguieron estos preceptos. Es en elConcilio de Nicea I(en el año 325) donde se llega finalmente a una solución para este asunto.Pascua, Cuaresma, Ayuno y Abstinencia: La palabra “Viernes” viene del nombre “Freya”, la cual era conocida como la diosa de la paz, el placer de la fertilidad, por los antiguos paganos. Como su símbolo de fertilidad, el pez era considerado sagrado por esa diosa. El pez había sido conocido como el símbolo de la fertilidad desde tiempos muy antiguos. Así era entre los antiguos babilonios, los asirios, los fenicios, chinos y otros.

La propia palabra “Pez” proviene de la palabra “Dag”, que implica aumento o fecundación. La razón por la cual el pez fue usado como símbolo de la fertilidad es por el simple hecho de que el pez tiene un alto índice de reproducción. El bacalao, por ejemplo, pone alrededor de nueve mil huevos, y otras clases incluso ponen diez mil y hasta un millón de huevos al año. Por esta razón, el pez ha sido símbolo de fertilidad y fue asociado por los romanos con Freya, la diosa de la fertilidad, cuyo día conmemorativo era el viernes.

A la diosa de la fertilidad, los griegos la llamaban Venus. Y es de este nombre que vienen las conocidas palabras de “venérea” y “enfermedad venérea”. El viernes era considerado como su día sagrado porque se creía que el planeta Venus reinaba sobre la primera hora del Viernes y por esto era llamado “Dies Veneris”. Y para hacer el significado más completo, el pez era considerado la ofrenda consagrada a ella. Venus y Freya eran originalmente la misma diosa y ambas provienen de la madre-diosa original de Babilonia. El pez era considerado consagrado aAstaroth, el nombre bajo el cual los israelitas adoraban a la diosa pagana. En el viejo Egipto, Isis es frecuentemente representada con un pez en la cabeza.

El origen de la palabra Pascua es “Pascha” (Heb. “Pesaj”; Gr. “Pasja”), la fiesta ordenada por Jehová (Lev. 23: 27-44) como Sábado de Expiaciones en recuerdo a la salida de Israel de Egipto. En las regiones Nórdicas de Europa, así como también en los Estados Unidos y Canadá, el Domingo de Pascua es celebrado en varias costumbres que provienen de Babilonia, tales como el pintar huevos de diferentes colores, éstos se esconden y los niños los buscan para comerlos. El huevo era un símbolo sagrado usado por babilonios! Creían en una vieja fábula acerca de un huevo de gran tamaño que se suponía había caído desde el cielo al río Eufrates. De este maravilloso huevo -de acuerdo con la historia-fue engendrada la diosa Astarté. Por esto el símbolo del huevo llegó a ser asociado con esta diosa. De Babilonia -la madre de las falsas religiones-la humanidad se llenó de estas creencias y toda la tierra recibió la influencia de la idea del huevo místico; por esto hallamos el huevo como un símbolo sagrado en muchas naciones. Así, en este caso, se sugirió que al igual que un pollo sale del huevo, ¡Cristo salió de la tumba!

Otra costumbre de la Pascua es la celebración del culto “Al Amanecer”. La opinión común es que este servicio en honor de Cristo es debido a que Él resucitó en la mañana del Domingo de Pascua al salir el sol. En el Antiguo Testamento, el pueblo escogido por Dios fue llevado en cautiverio a Babilonia debido a su mezcla de paganismo y el culto al sol. Los ritos relacionados con el amanecer -en una u otra forma-eran conocidos en infinidad de naciones. Los que construyeron la Esfinge en Egipto, lo hicieron para que cuidase del nacimiento del sol al Oriente. Desde el monte Fuji-Yama (Japón) se dan oraciones cara al Oriente. “Los peregrinos oran a su sol naciente, mientras escalan los lados de la montaña… A veces se pueden ver cientos de peregrinos que van a Shinto en sus túnicas blancas saliendo de sus sombrillas y cantando al sol naciente”. Y los mitraistas paganos de Roma, se reunían al amanecer en honor de su dios solar.

La evidencia cristiana es clara: la presente costumbre de la Semana Santa no es cristiana. Sus costumbres son simplemente una mezcla de paganismo con cristiandad.

  • El origen de la cruz: Los primeros cristianos no consideraban a la cruz como un símbolo sagrado, de honor o de virtud, sino como un “árbol maldito”, un instrumento de “vergüenza” y de muerte. Hebreos 12:2. La práctica de hacer la señal de la cruz tiene gran prominencia en la Iglesia Católica Romana, pero también es practicada entre los ortodoxos orientales y los episcopales. La historia de la señal de la cruz tiene su origen en un pasado tan lejano como Tertuliano, el padre de la iglesia primitiva que vivió entre los años 160 a 220 d.C. Tertuliano escribió, “En todos nuestros viajes y movimientos, en todas nuestras salidas y llegadas, al ponernos nuestros zapatos, al tomar un baño, en la mesa, al prender nuestras velas, al acostarnos, al sentarnos, en cualquiera de las tareas en que nos ocupemos, marcamos nuestras frentes con el signo de la cruz.” Originalmente, se trazaba una pequeña cruz en la frente con el pulgar o un dedo. Mientras que es difícil señalar exactamente cuando fue que se cambió el trazo de la pequeña cruz en la frente a la moderna práctica de trazar una larga cruz desde la frente hasta el pecho y de hombro a hombro, lo que si sabemos es que este cambio ocurrió por el siglo XI d.C., cuando el Libro de Oración del Rey Enrique menciona una instrucción de “marcar con la santa cruz los cuatro lados del cuerpo.”Los católicos encontraron la justificación para la señal de la cruz, primeramente en sus muchos años de tradición eclesiástica, y seguidamente en Éxodo 17:9-14 y Apocalipsis 7:3; 9:4; 14:1. Mientras que los pasajes hablan de una señal en la frente para protección del juicio de Dios, éstos deben ser interpretados a la luz de su contexto. En las bases de su contexto, no hay razón para creer que cualquiera de los versos prescriban el ritual de la señal de la cruz.

No fue sino hasta que el cristianismo comenzó a mezclarse con el paganismo, que la cruz comenzó a reconocerse como un símbolo cristiano. Fue en el año 431 d.C que se introdujo el uso de cruces en Iglesias y recámaras; mientras que el uso de las cruces en las cúpulas no llegó sin hasta el año 586 d.C.
En el siglo XI la imagen del crucifijo fue agregada y su culto fue aceptado por la iglesia de Roma.

Sin embargo, existe una teoría más ligada a la astronomía antigua, y a la adoración del Sol como Dios (se repite una vez más el Dios Sol) en donde, en un período de tiempo entre el 22,23 y 24 de diciembre el Sol pasa por la constelación conocida como Crux, la cruz del sur, después de este tiempo, el 25 de diciembre se dice que “el Sol ha muerto sobre la cruz” por 3 días y ha vuelto a nacer. Resulta interesante que tanto Jesús como otros numerosos Dioses compartan la crucifixión, la muerte por 3 días y el concepto de resurrección. Este es pues, el período de transición después de que el Sol cambia de dirección hacia el hemisferio norte del planeta, llevando la primavera…y la salvación. Esta teoría está mucho mejor explicada en el Documental Zeitgeist antes mencionado.

El mismo signo de la cruz que venera la iglesia hoy fue usado en los misterios de Babilonia. Aquello que es conocido hoy como la cruz cristiana, no fue originalmente un símbolo cristiano sino el símbolo místico Tau de los Caldeos y Egipcios (forma original de la T), la inicial de Tammus la cual fue usada en una gran variedad de formas como un símbolo sagrado.

Como podemos ver hasta ahora, y solo con un pequeño repaso de la historia, los inicios de la Iglesia Católica como institución son bastante controversiales. Pero vamos un poco más allá y hablemos de los escritos en los cuales “esta basada su fe” y es sin lugar a dudas el pilar fundamental de su institución: La biblia.

La Biblia es una compilación de textos que en un principio eran documentos separados (llamados «libros»), escritos primero en hebreo, arameo y griego durante un periodo muy dilatado y después reunidos para formar el Tanaj(Antiguo testamento para los cristianos) y luego el Nuevo testamento. Ambos testamentos forman la Biblia cristiana.

La Biblia es un libro usado por todos los cristianos, aun cuando no todos los grupos de cristianos la lean asiduamente. Las Biblias cristianas están constituidas por escritos hebreos, arameos y griegos, que han sido retomados de la Biblia griega, llamada Septuaginta, y del Tanaj hebreo-arameo, y luego reagrupados bajo el nombre de Antiguo testamento. A estos se ha sumado una tercera serie de escritos griegos cristianos agrupados bajo el nombre de Nuevo testamento. Distintos grupos cristianos han debatido largamente sobre la inclusión o exclusión de algunos de los libros de ambos testamentos, surgiendo los conceptos de apócrifos y deuterocanónicos para hacer referencia a algunos de estos textos.

La historia de la Humanidad es como el ADN, una larga cadena de elementos interconectados, que de forma independiente pierden su sentido, pero que en conjunto nos ayudan a entender qué somos y de dónde venimos. Dentro de esta cadena, hay sucesos que por su mayor significación cobran una importancia especial, y adquieren el valor de fechas de referencia, piedras miliares del cambio social, cultural y político a lo largo de los siglos.

El Concilio de Nicea es uno de esos acontecimientos sobre los que ha pivotado nuestra historia. Auténtico punto de inflexión de la cultura clásica, supone un fín y un inicio. El fin de una cultura gestada a lo largo de casi mil años, en las tierras de la lejana y turbulenta Grecia, y que tiene su punto de máximo esplendor en la Roma Imperial.

El primer Concilio ecuménico se celebró en el año 325 en Nicea (actualmente Iznik), ciudad de Asia Menor, en el territorio de la actual Turquía, y se conoce como el Concilio de Nicea, fue convocado por el emperador romano Constantino, quien acababa de imponer su dominio sobre la totalidad del Imperio Romano después de vencer a Licinio; Constantino, aunque simpatizaba con los cristianos, no se bautizó hasta que se hallaba en su lecho de muerte. En aquellos momentos, la cuestión principal que dividía a los cristianos era la denominada controversia arriana, es decir, el debate sobre la naturaleza divina de Jesús. Aunque todos los obispos cristianos del Imperio fueron formalmente convocados a reunirse en Nicea, se cree que en realidad asistieron alrededor de 300 o quizás menos.

Después de Nicea los debates sobre este asunto siguieron por décadas y el propio Constantino y sus sucesores fueron alternando su apoyo entre los arrianos y los partidarios de las resoluciones de Nicea. Finalmente, el emperador Teodosio estableció el credo del Concilio de Nicea como la norma para su dominio y convocó el Concilio de Constantinopla en 381 para aclarar la fórmula. Aquel concilio acordó colocar al Espíritu Santo en el mismo nivel de Dios y de Cristo y empezó a perfilarse la doctrina trinitaria. Sin embargo, ni siquiera después del Concilio de Constantinopla llegó la Trinidad a ser un credo extensamente aceptado. Algunos se oponían a él, y se atraían por elloviolenta persecución. Solo en siglos posteriores fue formulada la Trinidad en credos fijos.

Fue ahí, en esa época de la historia donde comenzó lo que podríamos denominar como el “levantamiento” del Imperio Católico o de la Iglesia Católica como la conocemos hoy en día.

Fue a partir del Concilio de Nicea donde quedaron catalogados los “Libros” que hoy forman la Biblia cristiana. Vale decir, que muchos de esos manuscritos antiguos fueron dejados a un lado incluso muchos de ellos fueron quemados, por hablar de un Jesús no tan “Divino”.

La Biblia, fue escrita, seleccionada y traducida por personas, solo un libro más intencionado para manipular a la gente, lo cual llevó a periodos atroces como las cruzadas y la inquisición perpetrados por la iglesia católica romana, en contra de todos aquellos que de una u otra forma estuviesen en desacuerdo con sus creencias.

Recordemos que la Biblia fue escrita por personas en una época en que todavía se creía que la tierra era plana, y que el mayor logro tecnológico era la carreta. Aún así seguimos creyendo y dándole el calificativo de “sagrado” a un libro de hace más de 2000 años, que está sin lugar a dudas plagado de irregularidades que en ningún caso son apoyadas por evidencias históricas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s