De acuerdo a mi  experiencia y a la de muchos predicadores, ésta es una de las partes más importantes para una buena predicación y de paso, es aquí donde regularmente fallamos, debido a que siempre andamos muy ocupados en varias cosas.  y esto  requiere mucho tiempo. Si queremos ser Predicadores con éxito, no debemos caer en el grupo de aquellos que dicen: bueno, a mí el Espíritu Santo me dice en el momento de estar en el pulpito que es lo que tengo que predicar.

No quiero decir que eso no vaya a ocurrir en alguna oportunidad, pero qué es lo que el Espíritu Santo te va a decir si no es la Palabra de Dios,, la Biblia dice que él (El Espíritu) nos recordará todas las cosas, pero cuando habla de recordar habla de algo que tu y yo ya sabemos, La Palabra que ya está en nuestro corazón.

Pues de eso se trata este tema de hoy, de dedicar de un tiempo muy especial especialmente para, saber cuál es la necesidad del pueblo de Dios, y qué es lo que el Señor tiene para ellos a través de ti.

En esta oportunidad quiero invitarte a que veamos algunos aspectos que pueden ayudarnos a, no solamente crear en nosotros una disciplina sino que además estemos mejor preparados a la hora de predicar. Alguien me hizo en una ocasión la siguiente pregunta: Pero, Tiempo para qué?  Bien, pues al grano.

1.       Tiempo para la investigación del tema acerca del cual queremos predicar o enseñar. Ya sea que tengamos que hacer uso de un diccionario ya sea bíblico o secular. No sé si ya te ha pasado alguna vez, la frustración que se siente cuando predicamos sin habernos preparado;  Por otro lado, la satisfacción que se siente cuando hemos dedicado tiempo para prepararnos, quizá nos tocó acudir a una biblioteca para investigar o tuvimos que leer muchas veces el pasaje bíblico incluyendo el contexto inmediato para poder entenderle mejor, todo eso requiere de tiempo y dedicación.

2.       Tiempo para organizar nuestras ideas. Pueda que en el transcurso de la semana se nos ocurrieron ideas y las anotamos en nuestra libreta, que de hecho la recomiendo, y sabes, muchas de estas ideas, si no las mejores, nos vienen cuando estamos ya en nuestra cama ya por dormirnos, como también cuando despertamos antes de levantarnos. Pero hasta allí solo son ideas, falta que las organizemos y sean tomadas muy en cuenta a la hora de preparar nuestra predicación.

Hasta aquí he mencionado estos 2 puntos importantes en esta primera parte, Por nada dejes de leer la segunda parte.

El propósito de estos artículos es para que, Junto al ferviente deceo que nos mueve a la predicación, vaya también consigo la enorme satisfacción de ver a nuestros oyentes, al pueblo de Dios siendo cada dia edificado en sus vidas espirituales.

 si tienes alguna pregunta puedes hacerla por aqui o escribir a mi correo electronico y con gusto te ayudare

leo.197940@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s