Muerte y resurrección de Cristo
Hacían ya cincuenta días que se había celebrado en Jerusalén la fiesta judía de la Pascua. Durante ese tiempo se conmemoraba la liberación milagrosa de los israelitas de la opresión del Faraón en Egipto. Fue también durante ese tiempo que se acababa de dar muerte a Jesucristo. El pueblo buscó la manera de acusar a Jesús de blasfemo. Fue acusado de hacerse igual a Dios, decir que era el Hijo de Dios y por ser supuestamente un revolucionario que atentaba contra el gobierno de Roma, por eso lo mataron. Jesús había pasado alrededor de tres años y medio predicando el Evangelio del Reino de Dios. Había alimentado a multitudes, había sanado a muchos enfermos, resucitado a muertos y enseñado al pueblo la verdad de Dios. Pero lo mataron.

Clavos cruzaron sus manos y sus pies en una cruz bajo el duro sol del un día que según se cree fue viernes, antes del día sábado, el día de reposo. El lugar preciso donde murió Jesús era conocido como el Gólgota. Allí le injuriaron, se mofaron de él, tomaron sus vestidos y los partieron y su túnica la sortearon entre los soldados Romanos que llevaron a cabo tan horrible acto de destrucción. Después de morir en la cruz, y haber derramado su sangre por los pecados del mundo, Jesús fue sepultado antes que cayera el sol en una tumba cerca del mismo lugar donde había sido crucificado.

Para sorpresa de todos, el domingo en la mañana, Jesús resucitó. Tal como le había dicho a sus discípulos “yo pongo mi vida y la vuelvo a tomar”(Juan 10:17), también les dijo:

MARCOS 10:33-34
He aquí subimos a Jerusalén, y el Hijo del Hombre será entregado a los principales sacerdotes y a los escribas, y le condenarán a muerte, y le entregarán a los gentiles; y le escarnecerán, le azotarán y escupirán en él, y le matarán, MAS AL TERCER DIA RESUCITARÁ. (Énfasis del Autor)

Y así fue, Jesucristo resucitó! Los que odiaban a Jesús pensaron que al matarlo resolvían su problema pero la situación empero y el problema ahora era mayor. Jesús había resucitado de entre los muertos y sus seguidores estaban regocijados y contentos. Los próximos cincuenta días pasaron sin mucho alboroto, Jesús fue visto resucitado por las mujeres, los sus discípulos, y en cierta ocasión por más de quinientas personas a la misma vez. Jesús tomo los próximos cuarenta días para instruir a sus discípulos acerca de los acontecimientos que estaban por suceder. Compartió tiempo con ellos y les dijo que tenían una tarea por delante.

MATEO 28:18-20
Y Jesús se acerco y les habló diciendo: Toda potestad me ha sido dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros hasta el fin del mundo.

Tendrían que hacer discípulos a todas las naciones y predicar el Evangelio del Reino por toda la tierra, pero les dijo que esperaran hasta que la promesa la cual él había prometido viniera. Era el Espíritu Santo quién daría poder para testificar y hacer la labor que Jesús les había encomendado.

HECHOS 1:4-8
Y estando juntos, les mandó que no se fuesen de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, o istes de mí….

…pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

Y así lo hicieron. Cincuenta días después de la pascua, se celebraba la fiesta de Pentecostés, o la fiesta de las Semanas, pues ocurría exactamente siete semanas después de la celebración de la Pascua. Jerusalén estaba llena de personas de todo el mundo conocido en aquel entonces que habían venido a celebrar esta fiesta. Los discípulos también estaban allí.

PENTECOSTES Y EL COMIENZO DE LA IGLESIA
Cuando llegó el día de Pentecostés estaban todos los discípulos y seguidores de Jesús unánimes y juntos en un salón conocido como el aposento alto.

HECHOS 2:2
Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; y se les aparecieron lenguas como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.

Habían allí reunidos personas creyentes en la religión judía de todas partes del mundo, y al oír aquel ruido se juntaron para ver lo que había ocurrido, estos estaban confundidos porque cada uno oía a los seguidores de Jesús hablando en su propia lengua. Y se maravillaban porque estos siendo galileos podían hablar en las lenguas de los países de aquellos visitantes. Algunos llegaron a pensar que estaban borrachos, cosa que no tenía sentido pues eran solamente las nueve de la mañana, muy temprano para estar ebrio. Además los borrachos no pueden producir conversaciones inteligibles solo ruido y algarabías.

Allí se cumplieron las palabras de Jesús cuando me dijo:
De cierto de cierto os digo que hay algunos de los que están aquí presente que no gustaran muerte hasta que vean al Hijo del Hombre viniendo en su Reino.

El apóstol Pedro, siendo dirigido por el Espíritu Santo, se puso en pie con los demás apóstoles y alzando la voz comenzó a predicar acerca de Jesucristo que fue muerto pero había resucitado y que había subido al cielo y se había sentado en su trono a la diestra del Padre y había enviado el Espíritu Santo con poder y gloria como señal de que tenía autoridad. Allí se dio comienzo a la Iglesia, el reino de Cristo sobre la tierra. Allí se vio el poder de Dios en acción y aquel día se convirtieron al evangelio tres mil personas. Así comenzó la Iglesia.

LA ERA APOSTOLICA
VIDA DE LOS PRIMEROS CRISTIANOS
El evangelio fue predicado no solo en Jerusalén, sino también en toda Judea y en Samaria, y hasta hoy se sigue predicando hasta lo último de la tierra. Cada día añadía el Señor a la iglesia los que habían de ser salvos.

HECHOS 2:42
Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, el partimiento del pan y en las oraciones.
La vida de los primeros creyentes era caracterizada por la unidad que existía entre ellos. Estaban siempre juntos perseverando en las enseñanzas de los apóstoles, tenían comunión los unos con los otros y comían juntos la cena del Señor y oraban los unos por los otros.

HECHOS 2:44
Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas las cosas; y vendían sus propiedades y sus bienes, y lo repartían a todos según la necesidad de cada uno, perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo.
Los primeros creyentes eran gente humilde piadosa, y unida en todos los aspectos, no solo en lo espiritual sino también en lo material. Vivian como parte de la religión judía, como una secta mas de la religión de los judíos y tenían favor con todo el pueblo. Pedro junto con los demás apóstoles continuó la tarea de seguir predicando el evangelio pero sin salir de Jerusalén. Los discípulos y nuevos convertidos se encargaban de llevar el evangelio a los demás lugares donde iban, pero la comodidad les duró poco. Mientras más hablaban de Jesús y hacían maravillas y milagros en su nombre, mas irritaban a los líderes que le habían crucificado. Ahora todo lo que se oía hablar era de Jesús y a ellos les molestaba en sobremanera grande.

LA PRIMERA PERSECUSION
Los discípulos Pedro y Juan continuaban predicando que solamente en el nombre de Jesús había salvación y perdón de pecados y resurrección de entre los muertos. Que el pueblo necesitaba arrepentirse y confesar a Jesús como salvador. Mientras predicaban Pedro y Juan fueron tomados por los sacerdotes con el jefe de la guardia del templo y los saduceos, secta de los judíos que no creía en la resurrección de los muertos, y fueron puestos en la cárcel hasta el día siguiente. Hechos 4:1-2

AMONESTADOS…
El siguiente día se reunieron en Jerusalén los gobernantes, y lideres judíos e interrogaron a Pedro y Juan acerca de con cual potestad habían ellos hechos las obras y milagros que hacían. En esta ocasión Pedro lleno del Espíritu Santo se puso en pie y les predicó que solo en Cristo hay salvación y al verlos hablar se maravillaban porque sabían que eran hombres del vulgo y sin letras. Al no encontrar nada de que acusar a los apóstoles los amenazaron que no hablaran mas en el nombre de Jesús. Las amenazas no fueron suficientes para detener a los discípulos y los nuevos creyentes en Jesús. Habiendo orado por qué Dios le diera denuedo para seguir predicando y hablando acerca de Jesús fueron llenos del Espíritu Santo y hablaban con denuedo la Palabra de Dios.

AZOTADOS…
Una vez más fueron puestos en la cárcel los apóstoles. Esta vez por celo de los saduceos pero fueron librados milagrosamente por mano de un ángel del Señor quién les ordenó que fueran al templo y anunciaran al pueblo las palabras del evangelio de Cristo. Cuando los buscaron en la cárcel al próximo día, no los encontraron, pero cuando se enteraron que estaban en el templo hablando de Jesús, les trajeron un vez más para requerirles por qué habían continuado hablando es ese nombre a lo que ellos les respondieron:

HECHOS 5:29
“Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres”
Por medio de Gamaliel, un anciano maestro de la ley y muy respetado por todo el pueblo pidió a los lideres que dejaran ir a los apóstoles y que si lo que ellos predicaban era de Dios permanecería, pero si no lo era perecería. Todos estuvieron de acuerdo y llamando los discípulos una vez más, les azotaron y después de intimarlos para que no hablasen más de Jesús, les dejaron ir.

La Iglesia crecía y la armonía y comunión comenzaba a sufrir. Hubo necesidad de elegir diáconos (ayudantes) para los apóstoles pues el trabajo de distribución de comida diaria que era mucho para ellos solos. Entre los siete hombres que escogieron, estaba Esteban, varón lleno de fe, y del Espíritu Santo, junto con Felipe, Prócoro, Nicanor, Timón, Parmenas y Nicolás. Oraron por ellos y les impusieron las manos,

HECHOS 6:7
“y crecía la Palabra del Señor, y el número de los discípulos se multiplicaba grandemente en Jerusalén; también muchos sacerdotes obedecían la fe.”

ASESINADOS…
No pasó mucho tiempo sin que hubiera problemas nuevamente. (Hechos 7) Esta vez, cerca de un año después de la muerte de Cristo, se comenzó una discusión con Esteban pero al no poder resistir la sabiduría que tenia y el Espíritu con que hablaba, sobornaron a unos para que dijesen que Esteban hablaba blasfemas contra Moisés y contra Dios en el templo. Esteban dio testimonio de Jesús ante los que le acusaban y les hablo duramente por su incredulidad y dureza. Estos al oír las palabras de Esteban se enfurecieron y echándole fuera de la ciudad le apedrearon hasta quitarle la vida, y este mientras moría oraba “Señor no le tomes en cuenta este pecado”.

Uno de los que estuvo de acuerdo con la muerte de Esteban fue Saulo de Tarso, un joven al cual trajeron las ropas de Esteban y las pusieron a sus pies. Desde aquel día comenzó una gran persecución contra la iglesia que estaba en Jerusalén y todos fueron esparcidos.

HECHOS 8:3
Y Saulo asolaba la iglesia, y entrando casa por casa, arrastraba a hombres, y a mujeres, y los entregaba en la cárcel.

La vida de los nuevos creyentes no era fácil. Estando siendo perseguidos por su fe, tenían que ser verdaderos creyentes los que decidían seguir la enseñanza de los discípulos y el mensaje de Cristo. “Pero la persecución produjo un efecto contrario al deseo que la originó. Los miembros de la iglesia de Jerusalén fueron esparcidos por toda Judea y Samaria, por donde iban predicando. Felipe fue a Samaria en misión, y hubo allí un gran despertamiento espiritual. Se estaba realizando allí el cumplimiento de la comisión del Señor de predicar el evangelio en Jerusalén, Judea, Samaria y hasta los últimos extremos de la tierra Hechos 1:8

Pero la muerte de Esteban no fue la única, mas adelante otros también perdieron sus vidas por causa del nombre de Jesús…
“Alrededor de dos mil cristianos, incluyendo a Nicanor, uno de los siete diáconos, padecieron martirio durante “la tribulación que sobrevino en tiempo de Esteban”

El siguiente mártir que encontramos en el libro de Hechos lo es Jacobo, Hijo de Zebedeo, hermano de Juan y pariente de nuestro Señor; porque su madre Salomé era prima hermana de la Virgen María. No fue hasta diez años después de la muerte de Esteban que tuvo lugar este segundo martirio. Ocurrió que tan pronto como Herodes Agripa fue designado gobernador de Judea que , con el propósito de congraciarse con los judíos, suscitó una intensa persecución contra los cristianos, decidiendo dar un golpe eficaz, y lanzándose contra sus dirigentes. No se debería pasar por alto el relato que da un eminente escritor primitivo, Clemente de Alejandría. Nos dice que cuando Jacobo estaba siendo conducido al lugar de su martirio, su acusador fue llevado al arrepentimiento, cayendo a sus pies para pedirle perdón, profesándose cristiano, y decidiendo que Jacobo no iba a recibir en solitario la corona del martirio. Por ello, ambos fueron decapitados juntos. Así recibió resuelto y bien dispuesto el primer mártir apostólico aquella copa, que el le había dicho a nuestro Señor que estaba dispuesto a beber. Timón y Parmenas sufrieron el martirio alrededor del mismo tiempo; el primero en Filipos, y el segundo en Macedonia. Estos acontecimientos tuvieron lugar el 44 D.C.”

LA CONVERSION DE SAULO- PABLO
El joven llamado Saulo de Tarso, quién estuvo de acuerdo con la muerte de Esteban y que perseguía a hombres y mujeres y los echaba en la cárcel por causa del nombre de Jesús, iba camino a Damasco persiguiendo a los cristianos. En este camino hacia el norte con el fin de traer a Cristianos presos a Jerusalén fue sorprendido por el mismo Señor a quién perseguía. Una luz del cielo y un resplandor le rodeó y le cegó:

HECHOS 9:4-5
“y cayendo en tierra oyó un voz que le decía Saulo, Saulo ¿porque me persigues? El dijo: ¿Quién eres Señor? Y le dijo: Yo soy Jesús, a quién tú persigues; dura cosa te es dar coces contra el aguijón.

Pablo lleno de temor preguntó al Señor que quería que hiciera. Fue instruido a ir a Damasco donde alguien le diría lo que habría de hacer. Allí fue enviado un discípulo llamado Ananías quién puso las manos sobre él y fue lleno del Espíritu Santo y se le cayeron de los ojos como escamas y recibió al instante la vista.

Pablo se convirtió en el predicador más conocido del Evangelio entre los gentiles. Después de su experiencia en Damasco, Pablo no subió a Jerusalén sino que paso tres años en Arabia y luego regreso a su tierra. Pablo recibió revelación de Dios respecto al Evangelio de la Gracia el cual encontramos escritos en catorce cartas del Nuevo Testamento. Cartas escritas a las iglesias que había fundado o que pensaba visitar, como la de los romanos.

Mientras Pablo se ausentaba, la iglesia continuaba su crecimiento en Jerusalén. Pedro fue llamado por Dios a predicar a los gentiles. Fue enviado a la casa de Cornelio, un soldado Romano quién se convirtió al evangelio de Jesucristo. La iglesia crecía ligeramente en siria, y los creyentes fueron llamados cristianos por primera vez en Antioquia. La Iglesia era predominante judía. Hasta ahora solo judíos y algunos Samaritanos habían recibido el mensaje del evangelio pero cuando oyeron los judíos que también entre los gentiles (no judíos) se había recibido la Palabra de Dios y que Pedro había entrado y comido en la casa de Cornelio quién era gentil y esto era prohibido por la tradición hebrea, le requirieron. Pedro contó a los judíos creyentes de como Dios había obrado en la casa de Cornelio y les había dado el Espíritu Santo de la misma manera que a ellos en Pentecostés…

“Entonces oídas estas cosas, callaron, y glorificaban a Dios, diciendo:
De manera que también a los gentiles ha dado Dios
arrepentimiento para vida!”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s