El apóstol Pedro es el discípulo de Jesús de quien tenemos más detalles, no solamente de su conversión, sino también de su educación para venir a ser lo que Jesús le dijo desde el primer momento que lo conoció: “Tu eres Simón… desde hoy serás pescador de hombres”

Su vida es una serie de altibajos, como es por lo general la de muchos cristianos.
Jesucristo nos llama para un gran propósito y las lecciones que Pedro recibió son de gran enseñanza para todos nosotros.

Pedro tenía muchos defectos, era impulsivo, impetuoso, vanidoso, conflictivo y confiado en sí mismo, pero Jesús vio en él un material precioso para su reino.
¿Qué es lo que ve en nosotros? ¿Por qué nos ha elegido desde el principio para ser sus discípulos?

Miremos primero los defectos de Pedro y finalmente su cambio esencial según sus exhortaciones de anciano.

1) Defectos:

a) Falta de sumisión a la voluntad divina. (Mateo 16:22).
23Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: ¡Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres.
b) Orgullo y exceso de confianza en sí mismo.
(Mateo 26: 31-33). Todos vosotros os escandalizaréis de mí esta noche; porque escrito está: Heriré al pastor, y las ovejas del rebaño serán dispersadas. 32Pero después que haya resucitado, iré delante de vosotros a Galilea. 33Respondiendo Pedro, le dijo: Aunque todos se escandalicen de ti, yo nunca me escandalizaré.

Para él no hay peligro y recibe una réplica. Dijo también el Señor:
(Lucas 22: 31-32).
…Simón, Simón, he aquí Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo; 32pero yo he rogado por ti, que tu fe no falte…

2) El que parece más privilegiado puede caer y perderse, en Judas pasó así:

a) Le dio privilegio haciéndolo tesorero…

b) Le hizo saber que conocía el secreto de su corazón. (Juan 13: 21-26).
21Habiendo dicho Jesús esto, se conmovió en espíritu, y declaró y dijo: De cierto, de cierto os digo, que uno de vosotros me va a entregar…

c) Jesús sabía lo que pasaba con Judas y no intercedió por él, pero en el caso de Pedro era diferente.

No impidió ninguna de sus acciones, ni en el huerto ni en su conducta posterior.
Jesús conocía sus defectos y su carácter y no le impidió lo que él estaba dispuesto a hacer, defender a su maestro con la espada y negarlo después.
No se lo impidió pero:
• Rogo por él.
• Le amonesto por anticipado.
• Hirió su conciencia con su mirada.
• Lo busco después de su resurrección.
• La razón con las mujeres “id y decid a Pedro” (Marcos 16:7)
3) Pasos de la caída de Pedro.

a) Descuido la oración.
Velad y orad dijo el Señor.

b) Obró sin consultar al Señor.
(Juan 18:10)
10Entonces Simón Pedro, que tenía una espada, la desenvainó, e hirió al siervo del sumo sacerdote, y le cortó la oreja derecha. Y el siervo se llamaba Malco.

c) Seguir a Jesús de lejos.
(Lucas 22:54).
54Y prendiéndole, le llevaron, y le condujeron a casa del sumo sacerdote. Y Pedro le seguía de lejos

d) Se metió con los enemigos de Cristo (Lucas 22: 55-60).
55Y habiendo ellos encendido fuego en medio del patio, se sentaron alrededor; y Pedro se sentó también entre ellos.

e) No ratifico a tiempo:
Por eso fue descendiendo despacio.
A la acusación de la mujer respondió:
(Lucas 22: 56-57) Mujer, no lo conozco.

4) La restauración de Pedro.

El apóstol Pedro se iba desentendiendo más y más del encargo que les dio el Señor a él y a su hermano: “desde ahora pescareis hombres”

Pero Jesús que conocía y amaba a Pedro, no lo dejo ir más lejos y se le apareció en el lago. Aunque no lo merecía, Jesús tenía toda la confianza en él.
Había llorado anteriormente y Jesús sabía el porqué de aquellas lágrimas.
El señor nos ama a pesar de nuestras debilidades y por ser Dios infinito nos conoce personalmente y nos ama, del mismo modo tiene confianza en nosotros.
Conoce de nosotros lo mejor y lo peor.

¿Cómo el Señor le restauró?

a) Apelando a su mayor defecto. El orgullo.

(Juan 21:15)
15…¿me amas más que éstos? Le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. El le dijo: Apacienta mis corderos.

b) La reiteración de su encargo de apacentar la grey del Señor.
(Juan 21:17).
17Le dijo la tercera vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro se entristeció de que le dijese la tercera vez: ¿Me amas? y le respondió: Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te amo. Jesús le dijo: Apacienta mis ovejas.

5) El éxito rotundo de la educación de Pedro.

Este punto final nos lleva a:

a) El discurso de pentecostés, inspirado por el Espíritu Santo.
(Hechos 2:14-14).
14Entonces Pedro, poniéndose en pie con los once, alzó la voz y les habló diciendo: Varones judíos, y todos los que habitáis en Jerusalén, esto os sea notorio, y oíd mis palabras. 15Porque éstos no están ebrios, como vosotros suponéis, puesto que es la hora tercera del día. 16Mas esto es lo dicho por el profeta Joel:

b) Las cartas del anciano apóstol que nos muestran un cuadro totalmente diferente del carácter anterior.

• Pastoread la grey del Señor no forzados, sino voluntariamente.

(1ª Pedro 5: 1-2).
2Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto.

• Con toda humildad no teniendo señorío. (Vs 3).
3no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey.
• Humillaos bajo la poderosa mano de Dios. (Vs 6).
6Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo.
• Echando toda ansiedad sobre él porque él tiene cuidado de vosotros. (Vs 7).
7echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.
• Velando contra las asechanzas del diablo (Vs 8).
8Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar.
• La gloriosa esperanza. (Vs 10).
10Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca.

Conclusión.
Que Dios nos ayude por el consejo de Pedro a ser sobrios y a velar, como él había aprendido en su accidentada vida en el servicio del Señor.
El Cristo que hizo de Pedro lo que fue, es el mismo Cristo poderoso y maravilloso que por estar glorificado y ser omnipotente puede hacer con nosotros a pesar de las pruebas y tentaciones de este mundo.
Si dejamos que Dios lleve el control de nuestras vidas. Él hará de nosotros discípulos escogidos capaces de decidir
Gálatas 2:20

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s