No somos justificados por la manera de nuestro caminar, sino por nuestro ser en Cristo Jesús”
La pregunta más importante para hacernos a nosotros mismos es, “¿Estoy en Cristo?” Si la respuesta es sí, entonces “Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús” Romanos 8:1
La persona que esta “en Cristo Jesús” no camina por la carne, pero en compás con el Espíritu Santo. Él camina de acuerdo con la guía del Espíritu. Para estar “lleno con el Espíritu” es estar bajo el control del Espíritu. Cada creyente tiene el Espíritu Santo. Nuestra responsabilidad es la de rendirnos a Él. Él tiene el espíritu de vida en Cristo Jesús. El resultado de nuestra justificación por la fe en Cristo es una nueva creación, que ya no esta bajo el control de la carne, pero esta bajo el control del espíritu, una persona espiritual.
No, Dios no erradica la carne. Esa esta aún allí luchando y guerreando contra el espíritu, y estará allí hasta que el cristiano sea tomado en el cielo para estar con Dios.
El apóstol Pablo nos dice que la persona que esta “en Cristo Jesús” se compromete a la dirección y el control del Espíritu Santo. Él nos da la dirección, el aliento, la corrección, y nos conduce en los caminos de la justicia para que podamos ser más como Cristo.
Otra pregunta importante para el creyente es, ¿Estoy caminando conforme a la carne? O, ¿Estoy caminando en el Espíritu? Nuestra respuesta determina lo que producimos en nuestra vida cotidiana.
El apóstol Pablo dijo, “No andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu” (Romanos 8:4).
¿Cómo sabe usted la diferencia? “Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu” (v. 5).
¿Esta mi vida conducida bajo el control del Espíritu Santo? Si es así, yo produciré el fruto del Espíritu en mi vida (Gálatas 5:22-23). Será lo opuesto de las obras de la carne (vv. 19-21).
¿Cómo es su caminar? Su caminar está determinado por su pensamiento. “Como un hombre piensa en su corazón, así es él.” Ponga su mente en las cosas de la carne, que sea dominado por pensamientos carnales, y usted producirá las obras de la carne. Deje que su mente este bajo el control del Espíritu Santo y usted producirá el fruto del Espíritu.
Kenneth Wuest traduce Romanos 8:5, “Para los que son habitualmente dominados por la naturaleza pecaminosa ponen sus mentes en las cosas de la naturaleza pecaminosa, pero los que están habitualmente dominados por el Espíritu ponen sus mentes en las cosas del Espíritu.”
¿El Espíritu Santo o la carne habitualmente dominan su mente? Usted lo sabrá por lo que su vida está produciendo. Ponga su mente en la carne y usted producirá las cosas de la carne. Permita estar bajo el poder y el control del Espíritu Santo y usted será como Jesucristo en su comportamiento.
La única manera de no caminar en la carne es cambiar a los amos de la mente. “Sino transformados por medio de la renovación de la mente” (Romanos 12:2). Edgar Goodspeed tradujo Romanos 8:5 b, “Las personas que son controladas por el pensamiento espiritual piensan en lo que es espiritual.”Cuando fijamos nuestras mentes en el Espíritu nosotros producimos cosas espirituales que son agradables a Dios. Kenneth Taylor parafraseó este versículo, “Aquellos que andan por el Espíritu Santo se encuentran haciendo las cosas que agradan a Dios.”
La Biblia Amplificada dice: “Para los que andan según la carne y controlados por sus deseos impíos, ponen sus mentes y siguen aquellas cosas que satisfacen a la carne. Pero los que andan según el Espíritu y [controlados por la voluntad] del Espíritu, ponen sus mentes y buscan aquellas cosas que satisfacen al Espíritu Santo”.
¿Dónde decide usted dejar que sus pensamientos moren? Usted es lo que piensa. ¿Usted ahora no decidirá rendir su mente al control del Espíritu de Dios? Deje que Él controle su pensamiento. Deje que el deseo de su corazón no dependa de usted mismo, pero solamente en Cristo. Esa es la obra del Espíritu Santo dentro de ti. Nosotros tenemos todo lo que necesitamos para vivir la vida cristiana en Él y lo que Él elige proporcionar. Nuestro recurso interior es el mismo Dios-el Espíritu Santo. Deje que Él controle su mente, su corazón, y sus acciones agradarán a Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s