Ya que la evidencia de una genuina salvación es la presencia del Espíritu Santo en el individuo, ¿cómo se puede verificar esto? ¿Cómo podemos estar razonablemente seguros de nosotros, así como de otros, sin ser culpables de juzgar? Para contestar esto, tomemos primero nuestro propio caso; hay varias “pruebas’’’ que podemos tomar para determinar Su presencia dentro de nosotros: (todas las citas son tomadas de La Biblia Reina-Valera, revisión de 1960).
1. Romanos 8:16 nos dice: “El Espíritu mismo [entonces] da testimonio a nuestro espíritu, [asegurándonos] de que somos hijos de Dios’’. ¡Primero que todo, tenemos el testimonio inconmovible dentro de nosotros! El Espíritu de Dios que mora en nosotros constantemente nos asegura que pertenecemos a Jesucristo. “Sabemos’’ por intuición que esto es un hecho.
2. Todo el libro de Primera de Juan fue escrito como una “prueba’’ para determinar la realidad de la salvación. El versículo tres del capítulo uno nos dice: “Lo que hemos visto y [nosotros] oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión [que es la marca que distingue a los cristianos] verdaderamente es con el Padre y con su Hijo Jesucristo’’, el Mesías. La comunión que disfrutan los cristianos genuinos es prueba positiva de la salvación. Aquellos que dicen creer en Cristo, pero sin embargo raramente asisten a la iglesia para adorar a Dios y asociarse con otros creyentes, ¡posiblemente se están engañando a sí mismos! ¡Un cristiano que ha dado marcha atrás puede mantenerse fuera de la iglesia y lejos de otros creyentes, pero les garantizo por experiencia de primera mano que nunca habrá un momento en que se sienta cómodo con ello! En la otra cara de la moneda tenemos que el versículo 8 enseña que si negamos la existencia del pecado dentro de nosotros, la Verdad no está en nosotros. El versículo 3 del capítulo dos nos enseña que somos genuinos y “crecemos en gracia y conocimiento de Cristo’’, si guardamos sus mandamientos. El versículo 10 nos enseña que somos de Cristo si amamos a los hermanos. Una vez más, aquellos que se ausentan habitualmente de la casa de Dios y no evidencian que aman el estar cerca de los hijos de Dios, tienen mucha posibilidad de ser cizaña y no trigo. El versículo 15 nos enseña que si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. “Cristianos mundanos” es casi una contradicción de términos y aquellos que dicen creer en Cristo, pero todavía se aferran al sistema de valores de este mundo, son sospechosos.
3. 1 Juan 5:13 nos informa de que el libro entero de 1 Juan fue escrito de modo que podamos saber que tenemos vida eterna en Cristo.
4. La Palabra de Dios nos enseña que la Biblia es incomprensible para el “hombre natural’’; Ella es un libro espiritual y la persona que no es salva no sólo esta ciega espiritualmente, sino que 1 Corintios 2:14 nos dice que “es incapaz’’ de saber aquello que se discierne espiritualmente. ¿Entiende usted la Biblia? ¿Tiene sentido para usted y le habla a su corazón? ¿Lo declara culpable de su pecado y le enseña el camino correcto?
5. La Biblia es bien clara al afirmar que un individuo no regenerado no busca a Dios (Rom. 3:11). ¿Está usted consciente de su naturaleza pecaminosa y le ha pedido a Dios desde lo profundo de su corazón que perdone sus pecados? Si es así, esta es una de las señales de haber nacido de nuevo.
¿Se disgusta su alma y su conciencia cuando ve el pecado en la cultura que le rodea?
Cuando usted ve un horrendo pecado en público o en la televisión, centro de diversión o en cualquier otro sitio en que se encuentre, ¿siente usted un gran disgusto en su espíritu? La Biblia habla de Lot, quien fue lo suficientemente necio como para vivir y hacer negocios en Sodoma: “y libró al justo Lot, abrumado por la nefanda conducta de los malvados (porque este justo, que moraba entre ellos, afligía cada día su alma justa, viendo y oyendo los hechos inicuos de ellos).” [2 Pedro 2:7-8]
Si su corazón se “disgusta” por el terrible pecado de nuestra cultura, esa es una excelente muestra de que usted es salvo; si su corazón no se disgusta por este pecado, esa es una excelente muestra de que no lo es.
6.-La Biblia dice que un individuo no regenerado es un esclavo de Satanás y es incapaz de hacer algo para resolverlo (Efesios 2:2). ¿Ha sido usted capaz de darle la espalda a este mundo y a sus pecados? ¿Son todos tus amigos más cercanos Cristianos? ¡Si usted ha nacido de nuevo, sus amigos no creyentes van a tratar de atraerlo a sus malos hábitos! (Solo como una ilustración, eche un poco de lubricante “WD-40” en una superficie mojada con agua y mire cuan rápido el agua se retira! Una genuina dosis de salvación es como el WD-40 con lo que respecta a amigos reprobados.)
7.-¿Ama usted- realmente ama- a los Cristianos y prefiere estar con ellos más que con cualquier otro grupo? ¿Puede usted conocer a un extraño, y al descubrir que es un creyente tener una amistad instantánea con él? ¿Hay “algo” en su corazón que lo atrae hacia ellos y le hace establecer una cercanía que no puede ser explicada de otra forma? [En el Punto No. 2 hacemos alusión a esto]
8.- ¿Disfruta usted dar para la obra de Dios? ¿Da usted generosamente su tiempo, talento, y riquezas?
9.- ¿Peca menos ahora que antes de recibir a Cristo?
10.- ¿Han visto otras personas el “fruto del Espíritu” obrando en su vida? Es decir, ¿pueden ver ellos el amor, el gozo, la paz, paciencia, etc., (Gálatas 5:22), trabajando dentro y en usted por medio del Espíritu Santo de Dios? ¿Pueden ellos sentir que usted es una persona diferente de lo que antes era?
11.- ¿Ha experimentado persecución por causa de su fe en Cristo? (Sus amigos que le han dado la espalda por su testimonio de Cristo, es una forma sutil de persecución).
12.- ¿Espera usted ansiosamente el inminente retorno de Jesucristo por su Iglesia?
¡Si realmente usted puede contestar que “sí’’ a estas preguntas, usted es un hijo de Dios y el Espíritu Santo mora en usted! ¡Si usted no puede contestar a sinceridad que “sí’’ a estas preguntas, entonces usted probablemente no es salvo y necesita ir al final de esta página al mensaje de Salvación y repasar los pasos con honestidad y sinceridad de corazón de modo que usted pueda ser salvo!
“Usted tiene que nacer de nuevo’’
La Biblia es bien clara en cuanto a la necesidad de que la persona tiene que “Nacer de Nuevo’’ si quiere recibir la vida eterna. Jesús usó este término, en Juan 3:3-7, cuando le dijo a Nicodemo: “Tienes que nacer de nuevo’’ para entrar en el Reino de Dios. Ya que esta necesidad es tan crítica, Satanás ha atacado con todo su poder por dos mil años, haciendo que la mayoría de las iglesias “cristianas’’ dejen de enseñar esta doctrina, aunque nadie puede ser salvo sin experimentar esta maravillosa conversión espiritual. Sin embargo, el arma más efectiva de Satanás contra los Nacidos de Nuevo ha sido, y es , la confusión.
Afortunadamente, en forma amorosa Jesús hizo este proceso de transformación muy simple, tan simple que incluso aquellos que son retardados o poco educados pueden comprenderlo. Hay varios pasos para Nacer de Nuevo, los cuales son:
1. Entienda que TODOS los hombres que han nacido son pecadores. Romanos 3:23, dice: “Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios’’. Este mensaje de que todos los hombres son pecadores es ampliamente repetido a través de la Escritura. Esto significa que usted es un pecador a los ojos de un Dios airado, que debe castigar todo pecado. ¿Cree usted que es un pecador?
2. Ya que el hombre es un pecador imperfecto, y Dios es un Dios perfecto, ningún hombre puede salvarse a sí mismo. Jesús estableció claramente esta realidad en Mateo 5:48, cuando dijo: “Sed pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto’’.
Si todos tenemos que ser perfeccionados a los ojos de Dios, ¿cómo puede llegar alguien al cielo, especialmente ya que la Biblia declara, repetidamente, que TODAS las personas son pecadoras? Obviamente, nadie va a llegar al cielo de esta forma, tratando de ser “lo suficientemente bueno’’ como para merecer el cielo. Ya que la Biblia dice que habrá incontables millones de millones en el cielo, debe haber alguna otra forma de llegar allá, otra que no sea el de tratar de ser “lo suficientemente bueno’’.
Usted también debe sentir mucho dolor por sus pecados, y debe querer que les sean perdonados. A esto se le conoce como Arrepentimiento. La palabra Arrepentirse significa sentir mucho dolor por causa de nuestros pecados, y un deseo de no querer pecar más. Arrepentimiento significa el deseo de dar un giro de 180 grados a su vida. Esto no significa que usted no volverá a pecar otra vez, sino que significa que el pecado se convertirá en la excepción en su vida, no en la regla.
3. Cuando el Hijo sin pecado de Dios, Jesucristo, derramó su preciosa sangre en la cruz del Calvario, murió por los pecados del mundo, es decir murió en lugar nuestro, como un sustituto expiatorio. Y al hacer eso, sufrió la ira de Dios el Padre por nuestros pecados. El pagó el castigo por ese pecado en Su propio cuerpo y compró su eterna redención. ¡Esto lo capacita para dar como un don gratuito Su propia santidad y justicia a aquellos que creen en El y confían en El para su salvación, haciéndolos absolutamente perfectos a los ojos de Dios! Romanos 6:23 dice: “Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro’’. Ninguno de nosotros merece ser salvo; en su amor y misericordia Dios extiende su gracia a aquellos que han de creer. Gracia se define como “favor inmerecido’’.
4. En Efesios 2:8-9, el apóstol Pablo reitera su enseñanza de que la vida eterna con Dios es un don gratuito. “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe’’. Ningún hombre puede estar de pie ante Dios por la eternidad, y gloriarse de que “ganó’’ su entrada al cielo. Todas las personas en el cielo estarán allí sólo por el don GRATUITO de Jesús, que El obtuvo de Dios debido a su sacrificio sustitutivo en la cruz. En lugar de castigar los pecados individuales de cada persona, Dios echó todos esos pecados sobre Jesús en la cruz (Isaías 53:2-12).
Ahora, usted probablemente está pensando, “¿Cómo puedo obtener este regalo gratuito de la vida eterna?’’. Nuevamente, la Biblia no se queda callada. En Hechos 16:25-33, el carcelero le preguntó ansiosamente a Pablo: “¿Qué tengo que hacer para ser salvo?’’. Pablo le respondió: “Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo…’’, versículo 31. Usted debe CREER en Jesucristo como su Señor y Salvador. Para creer de verdad, usted debe poner toda su fe y confianza en Cristo y depender de El como su única esperanza de salvación y vida eterna. Esto es un asunto del corazón y usted no puede esperar que engañará a Dios fingiendo, porque El lo sabe todo sobre usted. Muchas personas creen erróneamente que por el solo hecho de creer en los acontecimientos concernientes a la muerte, sepultura y resurrección de Jesucristo, recibirán automáticamente el regalo de la vida eterna. Pero ese no es el caso. Los predicadores le llaman a eso “conocer con la cabeza y no conocer con el corazón’’. La salvación se otorga gratis, pero sólo para aquellos que son creyentes genuinos.
5. En Juan 1:1,14, vemos que Jesucristo es Dios, igual a Dios, presente con Dios desde antes del inicio del tiempo, y el verdadero Creador del Universo. El es 100% Dios y 100% humano al mismo tiempo, lo cual es la razón por la que El usó ambos títulos durante su ministerio, Hijo de Dios e hijo del hombre. Para ser Nacido de Nuevo, usted debe creer en esta doctrina sobre Jesucristo.
El versículo 14 es el más importante, la enseñanza de que Jesús se hizo hombre. Esta enseñanza se convierte en un punto de separación entre los seguidores de Cristo y del Anticristo. En 1 Juan 4:1-3, vemos que cualquiera que niega que Jesús ha venido en carne es el espíritu del anticristo. Esto es justo lo que los gnósticos de ese día estaban diciendo, que Jesús el humano no era el Dios Mesías encarnado; en su lugar, la “Conciencia del Cristo’’, la “Conciencia del Mesías’’, le llegó a Jesús en su bautismo y lo abandonó en la cruz; ellos creen que Jesús no era Dios y Hombre. El movimiento de la nueva era y la masonería han resucitado esta blasfemia y le han añadido.
6. Isaías 53:6 predice exactamente lo que Jesucristo hizo por nosotros en la cruz: “Jehová [Dios el Padre] cargó en él el pecado de todos nosotros’’. ¡Alabado sea Dios! ¡Sólo la sabiduría, la gracia, y el poder del Dios Todopoderoso podría concebir un plan de salvación tan benévolo! La naturaleza de Dios es tal que el pecado debe ser castigado. ¡Punto! Pero Dios estableció un plan por el cual un sustituto inocente sería castigado en lugar de la persona culpable. En el Viejo Testamento, Dios permitió que el cordero fuera el sacrificio sustitutivo por el pecado; Jesús entonces se convirtió en el sacrificio sustitutivo final, por todos los pecados del mundo. El suyo fue el sacrificio perfecto, que nunca necesita ser repetido, y que salva a todas las personas para siempre jamás.
Usted debe creer, y entender, este principio del Castigo Sustitutivo, antes de que usted pueda Nacer de Nuevo. Y usted debe creer que Jesucristo se convirtió en el Castigo Sustituto Perfecto por USTED, antes de que pueda Nacer de Nuevo.
Ahora que usted entiende estas Verdades, y cree que son para su vida, necesita entender cómo puede obtener este regalo GRATIS de la vida eterna a través de Jesucristo. Después de todo, si yo fuera a tratar de darle a usted un regalo GRATIS, ese regalo no se convertiría en suyo si usted se rehusara a extender su brazo y tomar ese regalo de mi mano. Así que está aquí. Usted debe extender su brazo y tomar este regalo GRATIS de la Vida Eterna de la mano de Jesucristo. ¿Cómo se hace esto?
Mediante la Fe Salvadora.
Note que dije Fe Salvadora. Hay tipos de fe que no harán que usted se salve. Usted podría tener una fe de “conocimiento mental’’ que simplemente afirma intelectualmente los hechos de la persona de Jesucristo, pero eso no es la Fe Salvadora. Usted podría estar en una “iglesia’’ o en una secta que enseña muchas verdades sobre Jesucristo, pero que enseña que usted debe hacer muchas cosas para ganarse la entrada al cielo. Esto no es la Fe Salvadora.
La Fe Salvadora es creer en Jesucristo, y sólo en El, para su Salvación.
Si usted piensa que necesita hacer cualquier cosa para ser salvo en vez de creer en la obra de Jesús en la cruz, usted es culpable de violar Efesios 2:8-9 e Isaías 53:6b. La mayoría de las sectas y de las falsas religiones cristianas yerran en este punto; añaden cosas que son “necesarias’’ para la salvación, u ofrecen una forma falsa de llegar al cielo, como la salvación por el bautismo.
¿Desea usted este Regalo de la Vida Eterna por el cual Jesús dejó el cielo y murió en la cruz para dárselo? Si su respuesta es “Sí’’, inmediatamente usted puede tener Vida Eterna.
Déjeme aclarar exactamente lo que esto implica. Primero, usted va a transferir su confianza, su esperanza de vida eterna de lo que usted ha estado haciendo a lo que Jesucristo ha hecho por usted en la cruz. Jesús tomará su pecado y le transferirá A USTED Su posición Justa que El tiene delante de Dios el Padre, lo que llamamos Su justicia. Esto significa que aunque hemos dejado repetidamente de seguir los mandamientos de Dios, Cristo obedeció en forma perfecta todas las leyes de Dios. El vivió la vida perfecta, de modo que El pudiera ser el perfecto sacrificio inocente y sustitutivo que Dios pudiera aceptar por sus [los de usted] pecados, y los pecados del mundo entero, para todos los que crean en El.
¿Está usted dispuesto a arrepentirse ahora mismo de sus pecados, y convertirse en un miembro responsable de la familia eterna de Dios, siguiéndole y sirviéndole como miembro de Su familia eterna, siguiéndole y sirviéndole como miembro de Su cuerpo, la Iglesia? Si su respuesta de corazón es “Sí’’, entonces podemos ir a El en oración, y podemos decirle que usted quiere dejar de confiar en cualquier otra cosa para su Salvación Eterna, especialmente en cuanto a lo que usted pueda hacer por sí mismo. Usted puede poner su confianza en El y sólo en El para su salvación. Antes de que digamos esta simple oración, necesito señalar que el Señor Jesucristo está mirando más su corazón que escuchando lo que dicen sus labios. Como El prometió, “Y me buscaréis, y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón” (Jeremías 29:13).
Si esto es lo que usted le está pidiendo, entonces el Señor escuchará su oración y le dará la vida eterna, ahora mismo, en la privacidad de su hogar, déjeme orar.
“Padre, te pido que le otorgues el regalo GRATUITO de la vida eterna. Que tu Espíritu Santo lo atraiga a él o la atraiga a ella a Ti Mismo. Dale fe para creer Tus maravillosas promesas. Dale arrepentimiento para abandonar sus pecados. Revélale hoy a Jesucristo crucificado como el perfecto sacrificio sustitutivo’’.
Ahora mismo Jesucristo está con usted. Usted ahora no está hablando con nadie, sino con El. Si realmente usted quiere Nacer de Nuevo, dentro de la Familia Eterna de Dios por medio de Jesucristo, diga esta oración, pero de corazón.
“Señor Jesús, quiero que vengas y tomes mi vida ahora. Soy un pecador. He estado confiando en mí mismo y en mis buenas obras, y en otras cosas. Pero ahora pongo en ti mi confianza. Quiero que Tú seas mi salvador personal. Creo que Tú moriste por mí. Te recibo como mi Señor y el Amo de mi vida. Ayúdame a abandonar mis pecados y a seguirte. Te doy gracias por Tu oferta del regalo GRATUITO de la vida eterna. No lo merezco, pero gracias por él. Amén’’.
Ahora, permítame orar. “Padre, has escuchado la oración que se ha dicho. Te pido en este momento de paz, que Tu Espíritu Santo le dé absoluta seguridad de la vida eterna; le otorgue la certidumbre de que sus pecados han sido perdonados. Concédele que pueda escuchar, en lo profundo de su alma, Tu voz diciendo: “Tus pecados te son perdonados. Ve en paz’’. Concédele, oh Jesús, que pueda escuchar tu voz diciendo: “Cuanto está lejos el oriente del occidente, así he alejado tus pecados de ti, para nunca más recordarlos en tu contra. [La persona] que crea en Mí nunca vendrá a condenación. El que cree en mí ha pasado de muerte a vida. El que cree en mí no morirá, sino que tiene vida eterna [parafraseado el Salmo 103:12; Juan 3:18; 5:24; 3:16]. En el nombre de Jesús oro. Amén’’.
Usted acaba de repetir la oración más importante que haya dicho en su vida. Si fue sincero en esta oración, quiero que vea lo que dice Jesús sobre lo que usted acaba de hacer. En Juan 6:47, Jesús dice: “De cierto, de cierto os digo: El que cree en mí, tiene vida eterna’’. En su oración usted no oyó coros de ángeles ni vio visiones; sin embargo, por un simple acto de fe, usted ha puesto su confianza para su salvación eterna en Jesucristo.
La Fe que Salva es confiar SOLO en Jesucristo para recibir la salvación. Si usted sintió en su corazón lo que dijo con sus labios, usted tiene la promesa de Jesucristo de que El ha perdonado sus pecados, y lo ha adoptado en su reino, y le ha dado vida eterna en el cielo con El.
Si esto suena tan simple que usted tiene problemas para creer que pueda ser cierto, la Biblia le asegura que es definitivamente ciertísimo. A través de los siglos, el hombre ha complicado en forma deliberada este sencillo Plan de Salvación, ¡por lo que la mayoría de las personas no saben la forma tan simple y sencilla en que Dios ha planeado que sea la salvación a través de Jesucristo! Es por esto por lo que Jesús dijo que nadie puede arrebatar a ninguno de los Suyos, que son Nacidos de Nuevo, de la mano del Padre.
¿Cómo usted puede saber con seguridad que ha nacido de nuevo? Por favor, no espere una experiencia que haga que “la tierra tiemble’’, porque en la mayoría de los casos sucede en una forma bastante pacífica, una sensación de alivio y de que se ha levantado una carga. No habrá fuegos artificiales ni ninguna banda tocará, sólo una profunda calma que está muy adentro. Pero con el correr del tiempo, he encontrado que uno de los mejores indicadores del Nuevo Nacimiento es un genuino entendimiento de la Palabra de Dios. Antes de Nacer de Nuevo, el “hombre natural’’, como lo llama la Biblia (una persona perdida), no puede entender la Biblia porque se discierne espiritualmente (1 Corintios 2:14). ¡Sin duda, para él es una tontería!
Así que cuando la Palabra comienza a tener sentido, a hablarle a su corazón, y declararlo culpable de pecado en su vida, es un buen indicador de que usted tiene el Espíritu de Dios residiendo en usted. Vea, el cristiano obtiene una nueva naturaleza espiritual mediante el Nuevo Nacimiento, pero no se deshace de la vieja naturaleza con que nació. Es por eso que es tan vitalmente importante que “crezcamos en gracia y en el conocimiento de Jesucristo’’ (2 Pedro 3:18). Debemos cooperar con el Espíritu Santo mientras caminamos a través de este mundo pecaminoso y profano que nos rodea. El Espíritu Santo literalmente establece residencia en nosotros cuando Nacemos de Nuevo y nunca nos dejará ni nos desamparará.
Otra maravillosa evidencia de la salvación genuina se encuentra en el “fruto del Espíritu’’ (Gálatas 5:22) que se manifiesta en nuestra vida diaria a medida que el Espíritu Santo obra dentro de nosotros. ¡Su presencia se manifestará al mundo exterior mediante el amor, gozo, paz, paciencia, fe, etc., que ellos ven en nosotros! Entonces, la Biblia nos dice en Romanos 8:16 que: “El espíritu mismo (literalmente El mismo) da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios’’. En otras palabras, el Espíritu Santo que vive en lo profundo de nosotros nos dice que le pertenecemos a Dios.
¡Pero El ha hecho mucho más! En Apocalipsis 3:20, Jesús prometió: “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo [y El ha estado llamando a la puerta de su corazón, y usted acaba de abrir la puerta para dejarlo entrar]; si alguno oyere mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo’’. ¡Jesucristo acaba de entrar EN SU CORAZÓN a través de la obra del Espíritu Santo, para vivir en su corazón por el resto de su vida! Qué gran noticia, porque ahora tenemos dentro de nosotros el mismo poder del Espíritu Santo que levantó a Jesús de entre los muertos [Romanos 8:11]. De hecho, lea Romanos 8 para ver todas las ventajas que tenemos debido a que el Espíritu Santo habita en nosotros diariamente.
¡La salvación mediante la sangre derramada por Jesucristo en el Calvario le da a usted una profunda y permanente Relación Personal con su Santo Espíritu mientras usted viva en esta tierra! ¡Mientras vaya leyendo la Biblia, especialmente el Nuevo Testamento, entenderá la maravillosa profundidad que puede alcanzar en la relación entre usted y su Creador! ¡La salvación produce una relación que enriquecerá profundamente su vida diaria! ¡Usted nunca hubiera creído, antes de Nacer de Nuevo, qué clase de vida se ha estado perdiendo por tanto tiempo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s