Me gustaría tratar el tema de las tradiciones. Y por esto quiero decir cómo es que las tradiciones y costumbres de
los hombres están en contra de los caminos del Señor y las enseñanzas de la Biblia. La Biblia dice que el
corazón del hombre es engañoso y perverso y difícil de conocer. ¿No es fácil seguir nuestros propios
caminos, pensar nuestros pensamientos y vivir nuestras propias vidas? Al convertirnos en cristianos
llegamos a ser nuevas criaturas con un corazón nuevo y una naturaleza nueva. Luego vemos cómo la
naturaleza vieja se opone a la naturaleza nueva que es sometida a Dios, y ese hombre nuevo sufre toda
clase de pruebas y dificultades para salirse de los caminos viejos, hábitos y patrones de la mente que
todavía lleva en sí. Por cierto luchamos toda la vida intentando vivir piadosamente y servir al Señor en un
ministerio fructífero. Muchas veces puede ser difícil identificar cuáles son todas las maneras de la
naturaleza vieja o del sistema del mundo, para que no seamos sujetos a ellas en la vida o en la iglesia.
Realmente deseamos adoptar los mecanismos, patrones y sendas del Señor.
En Mateo 15 encontramos el enfrentamiento entre los caminos del mundo y los de Dios. Aquí unos
escribas y fariseos se quejaron contra Jesús. Decían en el v. 2: ¿Por qué tus discípulos no se lavan las
manos cuando comen pan? Respondiendo él, les dijo, ¿Por qué también vosotros quebrantáis el
mandamiento de Dios por vuestra tradición? Y explicó cómo ellos habían sustituido sus maneras para dar
excusa por invalidar los requisitos de Dios. ¡Y los llamó hipócritas! Y ¿qué pasó? Esta parte me parece
graciosa: En v. 12 los discípulos preguntan Sabes que los fariseos se ofendieron cuando oyeron esta
palabra? Bueno. Supongo que sí. Esto es el eterno conflicto. Los fariseos y los legalistas sólo siguen sus
patrones sin consultar a Dios. En otro pasaje dice: Porque de dentro, del corazón…salen los malos
pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, las avaricias… la soberbia, la insensatez.
(Marcos 7:21,22) Eso es. La insensatez. Dios quiere que pensemos. En Marco 7:8 Jesús explicó
…dejando el mandamiento de Dios, os aferráis a la tradición de los hombres. Es la esencia de la falsa
religión. Y todo eso de lavar las manos era costumbres inventadas de cómo sostener el brazo encima de la
tina y cómo dejar gotear el agua de los codos, en mucha ceremonia y cosas así. Y los fariseos realmente
creyeron en tales cosas y mucha gente les escucharon. Su error fue que en su respeto a sus ancianos,
olvidaron de Dios. Así la religión asume el lugar del Espíritu. Pero a veces esta sustitución puede ser
bastante sutil. Podemos desviarnos y en una fracción de segundo elegir el camino más fácil, el camino
carnal, y ni siquiera mirar hacia atrás a lo que hemos decidido. Es bien importante ser sabios y entender
todos nuestros motivos e impulsos. Quizás haya áreas en la vida en que seguimos inconscientemente los
caminos o costumbres del mundo que no provienen del Espíritu Santo. ¿Por qué no hacer una lista de las
costumbres que practicamos en la vida o en la iglesia, para ver si todas realmente tienen validez o valor
espiritual?
Bueno. Hemos visto la opinión de Jesús. ¿Qué dice Pablo al respecto? En Gálatas 1 dice que antes de
convertirse,…en el judaísmo aventajaba a muchos de mis contemporáneos…siendo mucho más celoso de
las tradiciones de mis padres. Pablo es más directo en Colosenses 2: Mirad que nadie os engañe por
medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos
del mundo, y no según Cristo. Continúa: Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a
días de fiesta, luna nueva o días de reposo…Nadie os prive de vuestro premio, afectando humildad…
entremetiéndose en lo que no ha visto, vanamente hinchado por su propia mente carnal. ¡Fuertes
palabras! Quizás nos conviene reflexionar si existen áreas en nuestras vidas en que seguimos requisitos o
costumbres no debidos. Se acuerdan que en Romanos 1, hablando de los pecados y errores de los hombres
inconversos, dice que…se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido.
Profesando ser sabios, se hicieron necios. Y da testimonio de su amado pueblo judío, que estaban procurando establecer su propia justicia. Fue mucha vanidad, mucho error, mucha imaginación. Pero
¿dónde estaba el Espíritu y la verdad? Hasta llamó a los Gálatas ¡insensatos! respecto a la fe y las obras.
Y dijo: ¿Quién os fascinó para no obedecer a la verdad? Es que no estaban pensando. No estaban
aferrándose de la doctrina sana. Escucharon a las ideas humanas. No reconocieron las falsas enseñanzas.
Y ¿qué dice Pedro? Aquí está en 1/Pedro 1:18: …fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la
cual recibisteis de vuestros padres… Y en otro sitio (16:19) Jeremías declara: Oh Jehová…a ti vendrán
naciones desde los extremos de la tierra, y dirán: Ciertamente la mentira poseyeron nuestros padres,
vanidad, y no hay en ellos provecho. Creo que casi todo el mundo confía en sus padres y sigue en su
religión. ¿No es así? Los hindúes son hindúes porque sus padres lo fueron. Los budistas adoran a la
imagen de Buda porque sus padres lo hicieron allá en Tailandia. Así los católicos de Centro y
Sudamérica, los protestantes de Norte América. Es que la humanidad no piensa. Sólo siguen los ciegos a
los ciegos. Es horrible. Todas ovejas descarriadas.
Sería interesante brevemente echar un vistazo a Jeremías 10:2. Dice de acuerdo con la palabra del Señor:
No aprendáis el camino de las naciones…porque las costumbres de los pueblos son vanidad. Hay un
pasaje más que considero curioso y gracioso. A ver qué piensan ustedes. Aquí en capítulo 18:11: …Así ha
dicho Jehová: He aquí que yo dispongo mal contra vosotros, y trazo contra vosotros designios;
conviértase ahora cada uno de su mal camino, y mejore sus caminos y sus obras. Y dijeron: Es en vano;
porque en pos de nuestros ídolos iremos, y haremos cada uno el pensamiento de nuestro malvado
corazón. Es horrible! El siguiente versículo continúa: Por tanto, así dijo Jehová: Preguntad ahora a las
naciones, quién ha oído cosa semejante? Bueno. Tenemos suficiente evidencia de que el corazón del
hombre natural, anda siempre mal y sus ideas son confusas. Hemos de evitar seguir sus caminos y sus
costumbres y sus consejos. Tenemos que reflexionar bien y examinar las cosas. 1 Juan 4:1 nos exhorta:
Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios. ¿Cómo podemos vivir una
vida llena de las cosas de Dios cuando las vidas ya están llenas de las cosas del mundo, y sus estándares y
valores? ¿Se acuerdan de la gran dificultad que tuvo Pedro en Hechos 10 para aceptar a los gentiles,
cuando descendió del cielo ese gran lienzo lleno de bestias? El Señor tuvo que discutir con él. Fue por
causa de las costumbres y prejuicios que Pedro tenía en su pasado. Nos conviene percatarnos de las
flaquezas y errores de la cultura humana que hemos adquirido en el pasado, para evitar seguir pensando
como el mundo. Hemos de asegurarnos de que siempre aprobemos las maneras de Dios y no las
tradiciones de los hombres. ¿Amén?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s