Hay un dicho en los tomos de refranes populares que dice: “Cuando el pastor de ovejas comienza a hablar bien del lobo, las ovejas deben preocuparse”. Nosotros como ministros del Señor, miembros y parte integral del cuerpo de Cristo sabemos de la existencia del Diablo y de los emisarios suyos, los Demonios, pero raramente educamos a la iglesia en este campo, olvidándonos que nuestra lucha no es contra hombres, sino contra estas huestes del mal.

(Efesios 6:12).

Entendiendo que este es un tema con una fuente de información, muy interesante, en este estudio me concentrare en solo tres puntos principales que son:

I. El origen de los Demonios

II. El ministerio y actividad de los Demonios

III. La autoridad del Cristiano y el Mundo de los Demonios

I. El Origen de los Demonios

Existen varias teorías concernientes al origen de los demonios. Para el cristiano, cada una debe ser probado por la evidencia bíblica.

1- Los Espíritus de Personas Malvadas ya muertas. Punto de vista de Filo, Josefo y de algunos escritores de la Iglesia post-apostólica y de los antiguos griegos. Las escrituras nos refutan esta teoría y nos enseña el lugar de los malos después de muertos (Salmos 9:17; Lucas 16:23; Revelación 20:13).

2- Son los Espíritus de una Raza Pre-Adámica que han perdido sus cuerpos.

Este punto de vista entiende que una vez existió una raza antes de la creación bíblica del hombre Adán. Es basado en la supuesta teoría del intervalo la cual cree que inmediatamente después de la rebelión y segura caída del ángel de luz, de nombre Lucifer, ocurrió una catástrofe global entre Génesis 1:1 y 1:2, la cual exterminó la raza de que vivían sobre la faz de la tierra. Los espíritus de esta raza quedaron bajo el señorío de su líder Satanás. Algunos comentaristas que sostienen éste punto, piensan que el mismo diablo inició la rebelión que termino en la destrucción de esta raza pre-Adámica. Esta teoría es invalidad bíblicamente, porque Jesús mismo reconoce a Adán como el primer hombre (Mateo 19:4) y en Romanos 5:12, Pablo testifica que el pecado original entró en el mundo por un hombre, Adán.

3- La simiente de la Unión de Ángeles y Mujeres. Sugiere que “los hijos de Dios y las hijas de los hombres” de Génesis 6:2, eran ángeles (hijos de Dios) y mujeres del tiempo anti diluviano (hijas de hombres) los cuales se unieron en una orgía sexual, dando a luz las mujeres una descendencia mixta, que al llegar el diluvio, sus espíritus se convirtieron en demonios. Problemas con esta teoría son: El título de Hijo de Dios, se refiere en la Biblia a la creación directa de Dios, como ángeles no caídos, la creación del hombre y en el Nuevo Testamento a la nueva creación del hombre en Cristo Jesús. A la vez que se revelan en contra de Dios, todos estos pierden el calificativo de “Hijo de Dios” es decir, que al caer estos ángeles no se le puede referir como Hijos de Dios. De la misma forma que ya no se le llama al diablo, Lucifer, porque perdió este título.

Etimológicamente, “tomaron para sí” aparece en el hebreo como un acto ceremonial del casamiento, el cual Cristo dijo que era imposible (Lucas 20:36).

Otro problema en el origen de las palabras es “valientes y varones de renombre” en el idioma hebreo sería Nefilím, que se traduciría en “Hombres” héroes y que habían hecho proezas.

4- Ángeles caídos pero sin Confirmación. Este punto de vista es Sostenido por hombres como Hodge, Strong, Morgan, Unger, Ryrie, Paul Enns, y sobre todos por la Santa Biblia y su autor, Dios. Enseña que cuando Lucifer se rebeló contra su Hacedor, fue expulsado del cielo de Dios, juntamente con los ángeles que creyeron las mentiras de su líder. Una tercera parte de los ángeles le siguieron en la expulsión (Apocalipsis 12:4, 7-9). Satanás es ahora llamado el príncipe de los demonios (Mateo 12:24).

Las escrituras indican que hay dos grupos de ángeles caídos. Un grupo son los demonios que están libres y activos en el mundo. Los otros son los demonios que están en confinamiento. Algunos son mencionados como estado confinado a un lugar llamado Tartarus, transliterado a “infierno” en 2 Pedro 2:4, su confinación se debe a un pecado horrendo (algunos asocian esto a Génesis 6:2. Judas 6 describe lo mismo por su oscuridad y eternidad (permanente).

El otro grupo son confinados al Abismo (Lucas 8:31; Apocalipsis 9:2). Unger dice que aparentemente “eran demasiado depravados y dañinos para dejar sueltos sobre la tierra”. La confinación de éstos demonios es temporal, ya que Apocalipsis 9:3-11, revela que durante la gran tribulación serán sueltos para atormentar aquellos que no tienen en sus frentes el sello de Dios (Ministran para Dios).

Es sumamente importante entender cuales son las características de los demonios si es que vamos a entender cual es su ministerio y actividad. Estos son los siguientes:

1- Los demonios son espíritus. Son seres creados llamados espíritus, porque no poseen cuerpo carnales propios (Efesios 6:12; Mateo 8:16; Lucas 10:17,20). (Nota importante) Nunca en las escrituras se han podido manifestar sino usando el cuerpo de una persona mortal (solo en visiones o sueños).

2- Los demonios son localizados, y no omnipresente. Solo pueden estar en un lugar a una vez (mateo 8:28-34; Hechos 16:16).

3- Los demonios son inteligentes pero no omniscientes Los demonios estaban consientes de la identidad de Jesús (Marcos 1:24; Hechos 19:15); también estaban consientes de su destino final (Mateo 8:29). Pablo hace referencia de la “doctrina de demonios” (1 Timoteo 4:1), indicando que se dedican a propagar sus enseñanzas contradictorias a las palabras de Dios a través de sus emisarios. Su inteligencia se aumenta a través de su experiencia, recordando que han estado en el mundo desde el principio, y han podido ver al hombre en toda situación concebible, y esto les ayuda a predecir lo que el hombre va hacer en ciertas circunstancias. Pero no son omniscientes como Dios.

4- Los demonios tienen poder pero no son omnipotentes Por la posesión demoníaca, el hombre de la región de los gadarenos podía romper grillos y cadenas y nadie lo podía atar por sus fuerzas sobrenatural (Marcos 5:3-4). El demonio en un joven intentaba que éste cometiera suicidio, tratando de echarlo en el fuego (Marcos 9:22). La posesión demoníaca no permitía el habla a un hombre (Mateo 9:32) y mantuvo a una niña en esclavitud cruel (Mateo 15:22).

Pero los demonios son limitados en poder ya que le es imposible hacer algo que Dios no le ha permitido hacer (Juan 10:21).

II. EL MINISTERIO Y ACTIVIDAD DE LOS DEMONIOS

Los demonios pueden infligir enfermedad. Lucas 13:11-16, dice que una mujer sufría de una condición encorvada por 18 años y éstos se debía a un “espíritu de enfermedad”. Debemos, en éste momento, decir que no toda enfermedad, mental o emocional, se debe a actividad demoníaca.

Se necesita verdadero discernimiento (saber entre lo bueno y lo malo) para poder diagnosticar una semejante situación, recordando que todo lo que el diablo o demonio inflige en una persona es permitido por Dios (Job 1:12; 2:6; 2 Corintios 12:7-10).

Los demonios influencian la mente. Inicialmente Satanás torció las verdades que Eva conocía, para cambiar su forma de pensar de Dios (Génesis 3:1-5). El diablo sigue influenciando las mentes de personas, cegándolos a la verdad del evangelio (2 Corintios 4:4). Esta cita indica que el enemigo tiene la habilidad de pensar y razonar. Aunque ésta referencia se centraliza en los no creyentes, el diablo y sus demonios pueden también influenciar las mentes de los creyentes (2 Corintios 11:3) para separarlos de la sincera fidelidad a Cristo.

La solución a la influencia demoníaca (al cual aun el creyente puede sufrir) es traer los procesos mentales a sujeción a Cristo (2 Corintios 10:5). En Filipenses 4:6-8, habla de llevar todos nuestros asuntos a Dios en oración y meditar y pensar en todo lo que es bueno, honorable, puro…” no dando cabida al diablo.

Los demonios engañan a los hombres. Pablo estaba temeroso que la iglesia de Tesalónica fuera tentada por muchas pruebas y tribulaciones para dejar la fe en Cristo aunque la habían recibido con gozo (2 Tesalonicenses 3:5).

A través de sus emisarios, el diablo trabaja en los “hijos de desobediencia” (Efesios 2:2). El contexto indica que el hombre sin Dios vive según su mente pecaminosa y sus concupiscencias. Puede ser que ése sea el problema en el mundo; en que estamos tratando de hacer que el hombre que no conoce la misericordia de Dios, viva como si la conociesen. El diablo es la ave que se roba la semilla de la palabra (Mateo 13:19).

Los demonios engañan naciones. Daniel 10:12,13, indican que el príncipe de Persia resistía a un ser espiritual. Lo mismo en la doble aplicación en Isaías 14:1-23 (Babilonia) y Ezequiel 28:12-19 (Tiro), éstas naciones revelan grandes fuerzas demoníacas.

Los demonios pueden posesionarse de una persona. La definición de Posesión demoníaca es “Cuando un demonio(s) toman residencia en una persona ejerciendo influencia y control directo sobre aquella persona, mental y corporalmente.

Se debe distinguir entre una posesión demoníaca, y una influencia demoníaca o actividad demoníaca las cuales opera de afuera para dentro, mas la posesión de un demonio opera de adentro para afuera.

Por ésta definición un cristiano no puede ser posesionado por un demonio, porque esta investido por el Espíritu Santo. Pero sí puede ser el blanco de actividad demoníaca, dando así la impresión de posesión demoníaca”.

Para el tiempo de Jesús hubo una gran ola de actividad y posesión demoníaca; sin duda oponiéndose a la misión del Mesías. Pero el más que me atrae es la de Lucas 4:31-37, porque de todos los lugares para encontrarse un endemoniado, éste se encontraba en la sinagoga y aparentemente nadie se había dado cuenta de que tenía demonio. Me parece que un endemoniado no siempre aparece mugroso, gritando, espumando por la boca; ¡Sino con chalina y gabán y dentro del templo de Dios, cantando etc. etc. etc.

Fenómenos en un ataque de posesión demoníaca.

A. Cambios en la Personalidad.

Incluyendo inteligencia, carácter moral, semblante, apariencia.

B. Cambios Físicos.

1. Fuerzas sobrenaturales.

2. Convulsiones epilépticos; espumando por la boca.

3. Síntomas Catatónicos (especie de esquizofrenia), caídas.

4. Perdida del conocimiento, no siente dolor.

5. Cambio de Voz.

C. Cambios Mentales.

1. Glosalia, es entender lenguajes que no conoce (imitando el don de interpretación de lenguas).

2. Conocimiento sobrenatural

3. Poderes psíquicos y ocultista, clarividencia que es ver claramente cosas que no están a plena vista. Telepatía y predicciones.

D. Cambios Espirituales.

1. Reacción y temor a la persona de Cristo. Blasfemia y luego depresión por haberlo hecho.

2. Afectado por la oración

E. Liberación en el nombre de Cristo.

LOS DEMONIOS Y EL JUICIO.

A través de la cruz de Cristo, los poderes de los demonios ha sido conquistada. Cristo venció al diablo y a sus ángeles en la cruz y los “exhibió públicamente”, como los que vencen en una guerra (no como enseñan algunos predicadores de fe, como Kenneth Coplan, que fue al contrario) Colosenses 2:15.

Al regreso de Cristo los demonios serán echados al lago de fuego. Cuando se habla de juicio contra Satanás se incluyen sus demonios (mateo 25:41; Apocalipsis 12:9), por lo tanto será lanzados en el lago de fuego con él (apocalipsis19:19-21).

III. LA AUTORIDAD DEL CRISTIANO Y EL MUNDO DE LOS DEMONIOS.

La autoridad del Cristiano le pertenece a todo Hijo de Dios. Y es tanta la autoridad que tenemos que nuestro enemigo no desea que la reclamemos como nuestra. Lucas 10:19, dice que Jesús les dio potestad a sus discípulos, y a nosotros también. Esta palabra Potestad debe ser traducido por su original griego Autoridad.

El señor Josh Mcdowell, vivió en Argentina donde dice que existe una de las avenidas más grandes (60 millas de largo, 25 carriles de ancho). Para cruzar ésta calle se tiene que encomendar a Cristo, confesar pecados ocultos y correr. Pero un día, en medio de la avenida, en una plataforma estaba un policía, en uniforme. Cuando él quiso, tocó su pito y levantó su mano y los carros se detuvieron. No lo hizo por su poder, sino por su autoridad. La autoridad es poder delegado.

¿Cuales son las cualificaciones para ejercitar la autoridad del Cristiano?

1. Conocimiento de tú posición en Cristo a la vez que te convierte y la posición del diablo y los demonios en relación a Dios.

2. Creer en tú posición en Cristo. Una cosa es saber algo y otra es creerlo, la cual da resultados a la acción diaria.

3. Humildad al saber lo que somos en Cristo. Esto no es decir que no somos nada; sino que lo que somos, lo somos por Cristo.

4. Estar consciente de la oposición Satánica cuando vivimos de ésta forma.

5. Valentía. Que es la fe en manifestación completa. Esto viene cuando conocemos nuestra posición en Cristo, y somos llenos del Espíritu Santo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s