El problema está en que la mentalidad del hombre ha sido corrompida por causa del pecado, y tanto su intelecto como su mente racional están en enemistad con Dios.

Entonces, ¿cómo podemos cambiar nuestra mentalidad? A través de la palabra de Dios. La Biblia
contiene el pensamiento de Dios. La autoimagen de Abraham cambió drásticamente cuando recibió
la palabra de Dios, y oyó una voz que decía: te he puesto por padre de muchedumbre de gentes
(Génesis 17.5). Por tanto, nuestro deber reside en programar nuestra mentalidad a través de la
palabra de Dios. El cambio de mentalidad basado en la palabra de Dios es realmente poderoso.

2) Fe

La fe es la segunda área de contacto con el Espíritu Santo. Sin fe es imposible agradar a Dios
(Hebreos 11.6). Existen dos niveles de fe: la fe natural y la fe sobrenatural.
La fe natural es creer y depositar nuestra confianza en algo. Por ejemplo, no llegamos a observar
con nuestros ojos físicos el movimiento del viento, no obstante, el viento se encuentra presente en cualquier lugar. Lo mismo sucede con las ondas de la radio. No las vemos, pero sabemos y creemos que ahí están. Convicción es sinónimo de la fe natural, porque convicción también pertenece a la
cuarta dimensión, aunque en un nivel inferior, por ende, no es visible, pero mueve y transforma a la
tercera dimensión física.
La fe sobrenatural es la fe de Dios. Juan 14.1 dice: No se turbe vuestro corazón; creeis en Dios,
creed también en mi. Pero note que en el idioma original no dice, creeis en Dios, sino que dice:
tened la fe de Dios. Es decir, la fe de Dios es la fe sobrenatural.
Cho hace énfasis en que la fe precede a la experiencia. Primeramente hay que creer para luego
experimentar. Fe no es otra cosa que elegir el creer en la palabra de Dios. Romanos 11.1 dice: La fe es por el oír, y el oír por la palabra de Dios. Otro énfasis de Cho es que la fe debe coincidir no
solamente con nuestro lenguaje sino también con nuestras acciones.

3) Visiones y sueños

Una de las enseñanzas más populares del Doctor Cho trata acerca de las visiones y los sueños. El
afirma “las visiones y los sueños son el lenguaje del Espíritu Santo”, porque la Biblia más de una vez
dice: Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne… vuestros jóvenes verán visiones, y vuestros
ancianos soñarán sueños (Joel 2.28; Hechos 2.17).
Hellen Keller dijo: la persona más pobre no es aquella que no tiene bienes materiales, sino la que no tiene un sueño. El fundador de Daewoo también hace énfasis en el sueño, cuando dice: el mundo
pertenece a los soñadores. De hecho, los grandes hombres de la Biblia como Abraham, Jacob,
Moisés y el apóstol Pablo fueron hombres de gran visión.
Pero existe una distinción entre el sueño del hombre y el sueño de Dios. El sueño del hombre es un elemento invisible que pertenece a la cuarta dimensión, sin embargo, el mismo se encuentra en un nivel inferior, y se destaca por ser egocéntrico, y muchas veces se manifiesta en forma de ambición personal. Por el contrario, el sueño de Dios se origina en el corazón de Dios, y es comunicado al
hombre a través del Espíritu Santo.
Una de las frases más populares de Cho es: “Dime tu visión, y yo profetizaré tu futuro”. Bill Hybels,
pastor general de Willowcreek Community, basándose en este principio, comenta que la iglesia
visible es producto de la iglesia invisible. Aquí la iglesia invisible es la iglesia que uno concibe y sueña
en el corazón.

4) Lenguaje

Tanto la mentalidad, como la fe y los sueños se transmiten a través del lenguaje. La superioridad del hombre sobre los animales se encuentra en la capacidad de hablar. Por tanto, debemos concientizar que nuestro lenguaje tiene un poder creativo, puesto que el hombre ha sido creado según la
imagen y semejanza de Dios, y Dios es quien ha creado el universo por medio de la palabra.
Se ha comprobado que el lenguaje del hombre influencia y transforma el cristal de los componentes del agua. Según Emoto Masaru, en su libro The Hidden Messages in Water, el agua tiene la
capacidad de absorber, contener, y retransmitir la emoción del hombre, y este proceso se lleva a
cabo a través de imágenes, música y lenguaje. Según la investigación, las palabras positivas tanto
escritas como confesadas daban como resultado un perfecto hexágono en sus cristales, mientras
que las palabras negativas resultaban en un sin número de formas diferentes desagradables. Luego
de 8 años de estudios, este científico japonés concluyó que las palabras “te amo” y “gracias”
resultaron ser las más agradables. Los eruditos del tema coinciden que esto se debe a que el agua
tiene la capacidad de guardar informaciones que son transmitidas a través de imágenes,
pensamientos o palabras.
Aun así la creatividad del lenguaje del hombre está reducida al nivel más bajo de la cuarta dimensión. Por tanto, el poder creativo llega a su punto máximo cuando nosotros confesamos la palabra de
Dios. La confesión de la palabra es un elemento poderoso que transforma la tercera dimensión
visible.
LOS PENSAMIENTOS
La mentalidad tiene que ver con la manera de pensar. La imaginacion no es otra cosa que un conjunto de varios pensamientos. Las grandes revoluciones que han surgido a lo largo de la historia de la humanidad tienen sus raices en la ideologia.

La pregunta es: Como podemos utilizar la fuerza de la 4 dimension para cambiar, transformar, sojuzgar, y predominar la 3 dimension? Existen cuatro elementos que Dios nos puso a nuestro alcance a fin de que, a traves de esto, podamos vivir en la 4 dimension en un mundo de 3 dimension.

El primer elemento es la mentalidad. La mentalidad es una palabra que abarca muchisimos conceptos, ya que es muy versatil, amplio y profundo. Terminos como: idea, ideologia, pensamiento, perspectiva, cosmovision, imaginacion, filosofia, en fin, son todos sinonimos.

Pero en esta oportunidad, quiero reducirme en la mentalidad. Dios quiere que pensemos como El, que actuemos como El, que seamos como El. Por tanto, la Biblia que es la Palabra de Dios, es el unico recurso que Dios dispuso para que nosotros sepamos cual es el pensamiento de Dios.

Basicamente, la Biblia presenta cuatro maneras de pensar.

Primero, pensamiento positivo.

El pensamiento positivo no es un movimiento psicologico o religioso como algunos creen, sino es el pensamiento que Dios guarda con relacion a la humanidad. De lo contrario, Dios jamas hubiera pensado enviar a su Hijo Jesucristo a fin de que este con su sangre redimiera el pecado de la humanidad. La Biblia aclara que el pensamiento de Dios para con el hombre son pensamientos de paz y esperanza. Por tanto, basandonos en la palabra de Dios, tenemos el fundamento para pensar positivamente. Pensamiento positivo no es otra cosa que ver el lado positivo de las cosas, resaltar las virtudes de una persona, y no enfocar en las faltas de la misma. La vida se nos presenta de acuerdo a la manera en que pensamiento tengamos acerca de la vida. Si pensamos que la vida es dificil, la vida nos resultara dificil, pero si pensamos que la vida es dinamica, es feliz, porque Dios esta con nosotros, entonces, la vida se nos presentara de esa manera. Por tanto, piense como Dios piensa, Dios piensa positivamente.

Segundo, pensamiento activo.

El pensamiento activo tiene relacion con activar nuestro cerebro, usar las neuronas, esforzar al maximo para mejorar nuestra calidad de vida, y no mantenerse quieto ante el brusco cambio de las circunstancias. Dios nos ha dado el talento de hacer uso de la mentalidad. En Europa, hay una iglesia que atrae a muchos turistas, y no se trata precisamente de un museo, como algunos piensan. Habia un pastor que queria trasladar su iglesia, pero el unico lugar estrategico lo ocupaba una roca gigantesca, lo cual estaba protegido por ley por ser una propiedad exclusiva del pais. En un momento de oracion, el pastor escucho la voz del Espiritu Santo, quien dijo: Edifica la iglesia dentro de la roca! Era una idea extravagante, pero para su sorpresa, el alcalde le dio su autorizacion. Hoy en dia, esa roca se ha vuelto en una iglesia, y un centro de atraccion turistica. Asimismo, active su mente. Recuerde esta frase: Dios da la idea, nosotros la ponemos en obra.

Tercero, pensamiento productivo.

Otro factor es que debemos pensar productivamente. El prefijo “pro” tiene dos significados. Primero, adelantarse, por eso un profesional es quien esta a la cabeza acerca de un area especifica, y sabe mas que otros, por tanto, toma el liderazgo. Segundo, “pro” implica positivismo. Es decir, pensamiento productivo tiene como meta la produccion, y se caracteriza por ser numero uno, y ser positivo. Dios es un Dios productivo, por eso nos prometio que segariamos 30 veces, 60 veces, 90 veces mas que lo que sembremos.

Cuarto, pensamiento creativo.

Pensamiento creativo tiene que ver con lo nuevo. Muchos se limitan a imitar a otros. La imitacion es sana hasta cierto punto, pero se convierte en una limitacion cuando queremos subir y extendernos a otra dimension. La tradicion es sana, pero la tradicion debe mantener el equilibrio entre dos puntos cardinales: el fundamento de la filosofia, y la renovacion. Personalmente, ministro a una colectividad pequena en un pais extranjero, por tanto, encuentro ciertas limitaciones que impiden que un ministerio crezca. En un intento de pensar creativamente, el Espiritu Santo me dijo que trasladara el pulpito a las calles. Esto no significaba que debiamos hacer un evento evangelistico en las calles, sino simplemente se trataba de cambiar la mentalidad de la gente, y convertirnos en una iglesia que espera, a una iglesia que va hacia la gente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s