Hay decisiones que son muy importantes, pero hay ciertos consejos que nos guiarán a la hora de decidir.
2/ SAMUEL 24: 12-14.
Los que tienen mucha expectativa de recibir de Dios es gente que recibe mucho de Dios, pero hay gente que va a la iglesia para cumplir. El nivel de expectativas con el cual vives va a determinar lo que vas a recibir de Dios; Dios llenara esas expectativas.
Debes tener expectativas de que algo grande va a pasar.
Toda decisión siempre trae como resultado una cosecha, en el día tomamos cientos de decisiones, decidimos levantarnos a la mañana, decidimos destaparnos, decidimos ponernos la ropa, decidimos ir al baño y levarnos los dientes, la cara y así durante el día tomamos cientos y cientos de decisiones, y siempre que tomamos una decisión; las decisiones dan algo como resultado.
Por eso cuando tomamos una buena decisión tenemos bendición pero cuando tomamos una decisión negativa cosechamos maldición.
El rey David tenía que elegir entre tres cosas, (2 Sam 24:12) tres castigos que le puso el señor, le dijo uno de estos tres tienes que elegir, pero ¿por que le puso estos castigos a David?, porque David había tomado una mala decisión, había decidido hacer un censo, había decidido tomar nota y controlar a su ejército, y Dos le había dicho que no hiciera esto, que no correspondía que no era de un hombre de Dios hacer ese tipo de cosas, sin embargo David desoyendo la voz de Dios lo hizo igual, tomo una mala decisión.
David tomo una mala decisión y tuvo un mal resultado, entonces eligió, tenía que elegir entre tres años de hambre, tres meses de persecución de sus enemigos o tres días de peste, y eligió tres días de peste, entonces durante tres días la peste vino sobre el pueblo de Israel y murieron setenta mil habitantes de Israel, consecuencias negativas de decisiones equivocadas.
1- Nunca tomes decisiones en medio de crisis:
Cuando tomas decisiones en medio de una crisis traes como cosecha más crisis, no hay que tomar decisiones cuando estas bajo presión, cuando estas endeudado, cuando estás enfermo, cuando estas cansado. Había un presidente de los Estados Unidos, que trabajaba desde las seis de la mañana hasta las ocho de la noche, todos los días trabajaba, pero tenía una consigna que cumplía cada día, que hasta las tres de la tarde tomaba decisiones, después de las tres de la tarde decía: “No tomo decisiones por que ya estoy cansado del trabajo” de las tres hasta las ocho hago otras cosas menos tomar decisiones, por que el sabia que en la medida que tomaba decisiones después de esa hora las tomaba bajo presión, las tomaba cansado, estresado, entonces iba a tomar malas decisiones.
Esaú y Jacob, eran hermanos, los dos tenían distintas maneras de ser, Esau le gustaba andar en el campo, cazar, matar animales y Jacob era mas de estar en la tienda, era más calculador, era distinto, era sobrador, y dice que un día su hermano se fue a cazar y no había cazado nada y volvió cansado después de varios días y tenia muchísimo hambre, pero Jacob estaba haciendo un guiso y le dice – ¿me convidas de tu guiso? -, y Jacob le dice, no, entonces negocian, Esau le dice – te doy lo que me pidas por un plato de ese guiso que tienes, porque quiero algo para comer -, y Jacob le dice: – hagamos un trato, yo te doy un plato de guiso pero tú me das la primogenitura -. ¿Qué era la primogenitura?, la primogenitura era cuando el primer hijo siempre tenía más concesiones de la herencia, siempre le daban lo mejor, le daban el doble de lo que le daban al resto de los hijos, el primogénito era el principal, era el más importante de los hijos y debido a la presión que estaba sintiendo, le vendió la primogenitura por un plato de comida, malas decisiones traen problemas. Esaú termino viviendo una vida lejos de lo que Dios había planificado para él, porque Jacob fue más astuto y lo presiono en un momento donde tenía mucha hambre.
2- Nunca decidas con pocos elementos:
Hay una historia real de una chica que estaba escribiendo por chat y se engancha en un país lejano con un muchacho, hablaron por varios días y ella se enamora y “el se enamora” teóricamente, entonces le manda una foto falsa de un apuesto joven, y la chica se enamora, y le dice quiero conocerte personalmente, te amo, está bien, le dice el “chico” y empieza a juntar plata para ir a los Estados Unidos, pide prestado, y se va a conocer a su príncipe azul, cuando llega se encuentra con él, y resulta que no era ni parecida a la foto, sino que tenía 65 años, era casado, tenia esposa, hijos, nietos, bisnietos, y adiós amor de su vida, ¿Por qué?, porque tomo una decisión tonta y tubo un resultado acorde a la decisión que tomo. Dios puede hablar de distintas maneras, yo no voy a negar que Dios te habla, obviamente, Dios se revela a nosotros pero tenemos que tener elementos para poder tomar una decisión, no debemos tomar decisiones sin los elementos que respalden dicha decisión, debemos reunir mucha información para que la decisión no sea mala.
3- No tomes decisiones impulsivas:
La impulsividad te hace equivocar, es cuando te llevas todo por delante. Cuando te tocan ciertos “botones” que te hace explotar, son cosas que nos hacen que nos irritan y molestan. Todos tenemos “un botón” (o varios) que nos hacen enojar, rabiar, explotar. Por ejemplo no tienes que tomar decisiones cuando hablan mal de ti. Tienes que calmarte y tomar decisiones sin impulsividad.
4- Nunca tomes decisiones cuando tengas conflictos internos sin resolver:
Nunca decidas por lo que los demás piensan que deberías hacer porque eres el dueño de tu vida y quien toma la decisión final, todos opinan, pero no te dejes dominar por ninguna opinión.

Algunos tienen el síndrome de la astilla. El síndrome de la astilla es cuando te clavas una astilla en el dedo, luego tocas a alguien y tienes la astilla y te duele, tocas a otro y te duele, pero el problema no es de ellos, el problema es la astilla en tu dedo, ellos no te hacen doler, eres tú quién debe solucionar el problema personal. Resuelve primero tu conflicto interno y luego toma las decisiones. Tomar decisiones no es fácil, sobre todo cuando son importantes, decisiones que afectan nuestra vida y la de nuestra familia.
Dos maneras de aprender y tomar decisiones:
1 La primera manera es por consecuencia:
Por ejemplo: yo voy corriendo y me quiero chocar con la pared, y voy corriendo, y me choco y lastimo, ¡uy que dolor!, ¿que aprendí?, que la pared es más dura que mi nariz, eso es aprender por consecuencia, cuando aprendes por consecuencia, aprendes pero después viene el dolor, siempre cuando aprendes por consecuencia primero aprendes y después viene el dolor.
2- La segunda manera de aprender es por sabiduría:

Cuando aprendes con sabiduría, aprendes antes del dolor, cuando logras evitar el dolor, de esta forma me ahorro un montón de cosas, ¿Por qué?, por que aprendí por sabiduría, y no por consecuencia, mejor aprender por sabiduría que por consecuencia, por eso Salomón decía: el sabio ve el peligro y lo evita, pero el inexperto ve el mal, sigue adelante y sufre las consecuencias.
Jonh.w.Maxwell, iba en un avión y cuando el avión va a aterrizar baja el tren de aterrizaje y cuando las ruedas llegan a tocar las pistas viene un viento de costado y una de las alas, alcanza a rozar el piso, y automáticamente el piloto, el capitán del avión levanta vuelo nuevamente y da una vuelta en el aire, y baja nuevamente y desciende lo más bien sin ningún tipo de problema. Cuando termina esta situación en la cual todos corrían peligro, (en casi todos los casos parecidos los pasajeros siempre mueren, junto con el capitán del avión) Jonh.w.Maxwell, le pregunta al capitán: ¿Cuándo el ala toco el piso o cuando vino el viento, en qué momento tomaste la decisión de salvarnos la vida?, y el capitán le dice: la decisión la tome hace quince años atrás cuando me entrenaron. Que importante ser entrenados, necesitamos ser entrenados en la sabiduría de Dios, para evitar problemas, hoy, mañana, pasado y en el futuro, y tus generaciones van a ser bendecidas. La sabiduría de Dios está en la biblia, del génesis hasta el Apocalipsis vas a encontrar la sabiduría de Dios.
Había dos mujeres, una que una se llamaba Marta y la otra María, Jesús estaba con ellas sentado en el living de la casa, María que era una de las hermanas estaba escuchándolo a Jesús como le contaba las cosas que sabía, como le transmitía su sabiduría, su conocimiento, había una relación intima de alguien que escucha con atención y de alguien que tienen mucha sabiduría porque era Dios mismo hablando con María, y dice que la otra hermana, Marta, estaba limpiando, barriendo, lavando los platos, haciendo la cama, haciendo mil cosas a la vez, y Marta la hermana mayor dice – pero maestro no te da cuidado que yo esté haciendo todas las cosas y María ahí sentada haciendo nada, y Jesús la mira y le dice – Marta, una sola cosa necesitas y María ha elegido la mejor parte, una sola cosas necesitas, y es estar en comunión con Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s