1 Jericó estaba cerrado y atrancado por causa de los hijos de Israel. Nadie entraba
Ni salía.

2 Pero Jehova dijo a Josué: — Mira, yo he entregado en tu mano a Jericó, a
Su rey y a sus hombres de guerra.

3 Asediaréis la ciudad vosotros, todos los hombres
De guerra, yendo alrededor de la ciudad una vez. Esto haréis durante seis días.
4 Siete sacerdotes llevarán siete cornetas de cuernos de carnero delante del arca. Al séptimo
Día daréis siete vueltas a la ciudad, y los sacerdotes tocarán las cornetas.

5 Y sucederá que cuando hagan sonar prolongadamente el cuerno de carnero, cuando oigáis el
Sonido de la corneta, todo el pueblo gritará a gran voz, y el muro de la ciudad se derrumbará. Entonces el pueblo subirá, cada uno hacia adelante.

6 Josué hijo de Nun llamó a los sacerdotes y les dijo: — Llevad el arca del
Pacto, y que siete sacerdotes lleven siete cornetas de cuernos de carnero delante del arca de Jehovah.
7 Dijo, además, al pueblo —: Pasad y rodead la ciudad. Los
Que están armados pasen delante del arca de Jehovah.

8 Sucedió, después que Josué había hablado al pueblo, que los siete sacerdotes, llevando las siete cornetas de cuernos de carnero delante del arca de Jehovah, pasaron y tocaron las cornetas. El arca del pacto de Jehovah los seguía.

9 La vanguardia iba delante de los sacerdotes
Que tocaban las cornetas, y la retaguardia iba detrás del arca, tocando
Prolongadamente las cornetas.
10 Pero Josué mandó al pueblo diciendo: — Vosotros no gritaréis, ni se oirá vuestra voz, ni saldrá palabra de vuestra boca hasta
El día que yo diga: “¡Gritad!” Entonces gritaréis.
11 Así él hizo que el arca de Jehovah diera una vuelta alrededor de la ciudad; y regresaron al campamento, donde pasaron la noche.

12 Josué se levantó muy de mañana, y los sacerdotes tomaron el arca de Jehovah.

13 Los siete sacerdotes que llevaban las siete cornetas de cuernos
De carnero caminaron delante del arca de Jehovah tocando las cornetas prolongadamente, mientras caminaban, y la vanguardia iba delante de ellos. La retaguardia iba detrás del arca de Jehovah, mientras tocaban las cornetas prolongadamente.

14 Así dieron una vuelta a la ciudad el segundo día y regresaron al
Campamento. De esta manera hicieron durante seis días.

15 Aconteció que el séptimo día se levantaron al amanecer y fueron alrededor de la ciudad de la misma manera, siete veces. Solamente ese día dieron vuelta a la ciudad siete veces.

16 Y sucedió que a la séptima vez, cuando los sacerdotes habían tocado las cornetas, Josué dijo al pueblo:
¡Gritad, porque Jehovah os entrega la ciudad!

El viejo testamento hace un trabajo maravilloso retratando batallas espirituales con realidades físicas:

Hay muros que nos detienen de conseguir las bendiciones de Dios.
Bendiciones que están tan cercas y al mismo tiempo parecen estar tan lejos.
Muros que el enemigo ha construido para mantenernos en el desierto.
Muros que hoy necesitan derrumbarse!

La batalla de Jericó no es ninguna guerra carnal; es una guerra entre Dios y Satanás.

Recuerda que al igual que a Israel, fue la mano de Dios quien te saco de Egipto (de una vida pecaminosa en el mundo). Fue Dios quien dividió las aguas. El que te abrió la puerta, el que te dio la oportunidad para que vinieras a El. Es el Santo Espíritu de Dios quien te ha guiado en tu desierto. Aun en tu rebeldía, aun cuando no le obedeces en todo, El te cubre con una nube y te alumbra con columna de fuego, te protege de día y de noche.

Ha sido Jehová Yireh (Dios tu Proveedor) quien te ha dado mana del cielo y ha mantenido tu espíritu vivo. Ha sido Jehová quien en que tus momentos de mayor desesperación ha sacado agua viva aun de una roca, aun de los momentos mas difíciles, para que esos ríos de agua viva continúen corriendo por tu ser. Las batallas espirituales se luchan en cielo. No en la tierra. Mas poder tiene una oración que toda tu inteligencia y astucia.

Aun en medio de tus luchas, El se ha glorificado:

Fue en el desierto que Moisés recibió la revelación para escribir los primeros cinco libros de la Biblia.
Fue en el desierto donde Moisés recibe la Ley de mano de Dios.
Fue en el desierto donde Moisés vio las Espaldas de Dios.
Ha sido en tu desierto donde El ha quebrantado tu espíritu, donde tu has aprendido a depender de El.

Esta batalla es importante, todos están mirando:

Los demonios miran para ver si serás derrotado. Como León rugiente están esperando para ver si tú le des la oportunidad de destruirte.
El mundo mira, del resultado de tus acciones otros se pueden salvar. Aunque pienses que a la gente del mundo no le importa los resultados de tu fe, ellos están mirando para ver si tu Dios es poderoso.
Los ángeles del cielo miran, están a la expectativa de que va hacer Dios con la creación que mas ama, contigo.
Tú eres una importante parte del plan celestial.

Números 14
8 Si Jehová se agradare de nosotros, el nos llevara a esta tierra, y nos la entregara; tierra que fluye leche y miel.
9 Por tanto, no seáis rebeldes contra Jehová, ni temáis al pueblo de esta tierra; porque nosotros los comeremos como pan; su amparo se ha apartado de ellos, y con nosotros esta Jehová; no los temáis.

Aunque el pueblo no lo podía entender en ese momento, Dios tenía un plan perfecto de victoria para sus vidas. Así nuestro Dios tiene un plan perfecto de victoria para tu vida, aun cuando todo no lo puedas entender en estos momentos.

Llega el día en que los muros de Jericó tienen que caer:

No importa cuan fuerte esos muros que impiden tu bendición luzcan, estos se van a caer.
Esta es la voluntad de tu Dios desde el comienzo. Dios quiso derrumbar estos muros y darle a Israel la victoria desde el principio. La demora vino a causa del que el pueblo de Israel no siguió sus instrucciones.
Entiende esto, tú eres el fruto de su victoria. Tu eres el trofeo de Dios!
Muchas veces lo único que esta impidiendo la victoria eres tú, al igual que Israel fue quien detuvo la victoria por tanto tiempo. Los demonios te temen y tú ni lo sabes.

Josué 5
1 Cuando todos los reyes de los amorreos que estaban al otro lado del Jordán al occidente, y todos los reyes de los cananeos que estaban cerca del mar, oyeron como Jehová había secado las aguas del Jordán delante de los hijos de Israel hasta que hubieron pasado, desfalleció su corazón, y no hubo mas aliento en ellos delante de los hijos de Israel.

Fíjate, el pueblo de Israel que estaba tan preocupado de los que sus enemigos le podían hacer a ellos y estos estaban temblando por causa de Israel. Tú andas tan temeroso, y tan preocupado cuando son tus enemigos los que andan temblando porque saben que eres un hijo del Dios viviente y que tu Padre es todopoderoso.

Instrucciones para la victoria:

Reconoce contra quien es tu querrá.

2/Corintios 10
3 Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne;
4 porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas,
5 derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo,

La guerra no es contra una persona. No es a la persona a la que tienes que destruir.
Las batallas espirituales se luchan en cielo.

Efesios 1
17 para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os de espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de el,
18 alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cual es la esperanza a que el os ha llamado, y cuales las riquezas de la gloria de su herencia en los santos,
19 y cual la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza,
20 la cual opero en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales,
21 sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no solo en este siglo, sino también en el venidero;
22 y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia,
23 la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo.

Cuando yo medito en el, oro, busca sabiduría celestial en su presencia, lo problemas se van cayendo. Cuando yo realizo delante de quien me encuentro y el poder de Dios se empieza a manifestar, no hay principado que pueda seguir peleando contra mi.

Efesios 2
4 Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amo,
5 aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos),
6 y juntamente con el nos resucito, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús,
7 para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.
8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;
9 no por obras, para que nadie se glorié.

Si yo dependiera de mis fuerzas para hacer las cosas, muy poco seria lo que podría hacer.
Si yo dependiera de mi sabiduría, poco seria lo que podría deducir y planear.
Pero cuando realizo que estoy juntamente con Cristo sentado en lugares celestiales y le doy espacio para que su grandeza se mueva a mi alrededor, entonces podrá acaso alguna cosa resistirse a sus fuerzas y sabiduría?
Debemos ver nuestra batalla del punto de vista del cielo.

Efesios 3
20 Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho mas abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros,

La Biblia dice que su poder esta activo en mi vida. Por eso es que tengo victorias. Es su poder vivo en mi!

Satanás te quiere hacer pensar que tu batalla es contra otra persona que tu batalla es entre tu y el. Que equivocado esta! Mis batallas las pelea mi Cristo por mi, y la gran noticia es que ya El venció hace 2000 años atrás! Todo lo que tú tienes que hacer es mirar la victoria y no la derrota.

Cierro dejándote estas palabras:

Josué 6
12 Y Josué se levanto de mañana, y los sacerdotes tomaron el arca de Jehová.
13 Y los siete sacerdotes, llevando las siete bocinas de cuerno de carnero, fueron delante del arca de Jehová, andando siempre y tocando las bocinas; y los hombres armados iban delante de ellos, y la retaguardia iba tras el arca de Jehová, mientras las bocinas tocaban continuamente.
14 Así dieron otra vuelta a la ciudad el segundo día, y volvieron al campamento; y de esta manera hicieron durante seis días.
15 Al séptimo día se levantaron al despuntar el alba, y dieron vuelta a la ciudad de la misma manera siete veces; solamente este día dieron vuelta alrededor de ella siete veces.
16 Y cuando los sacerdotes tocaron las bocinas la séptima vez, Josué dijo al pueblo: Gritad, porque Jehová os ha entregado la ciudad.

Tomo siete días de obediencia, pero la obediencia a Dios produjo como resultado una victoria que parecía imposible. Hay poder cuando te decides a seguir el consejo de Dios para tu vida. Un corazón humilde, El no lo despreciara.

!Porque Hoy es el día de tu victoria!

»

  1. rachel dice:

    gracias! esta muy lindo todo esto quiero derribar muros y ganar esta guerra con Jesús todo lo puedo, en él confío

    Me gusta

  2. gracias derribare el muro q impide q venda mi casa pa comprar un aptm..en otra zona ..en el poderoso nombre de CristoJesus..gracias y sean bendecidos hermanos..

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s