Revisión del Antiguo Testamento de Reina-Valera de 1905, cuyo texto fue la base de la Reina-Valera 1909
La palabra Selah se encuentra setenta y una veces en los Salmos y tres en el cántico u oración de Habacuc, en el texto hebreo. Los traductores de la Vulgata omitieron esa palabra al poner la Biblia en lengua latina; pero en nuestra versión llamada de Valera, encontramos la palabra Selah las mismas veces y en los mismos sitios que la empleó el texto hebreo.
¿Qué significa la palabra Selah, que Valera ha dejado sin traducir?
En la versión griega llamada de los Setenta, la palabra se traduce por diapsalma, o nota para el canto, con la cual se indicaba pausa o elevación de voz, o mudanza de tono.
Según San Jerónimo la palabra Selah significa siempre, y así la traduce en su versión de los Salmos.
San Agustín, suponiendo bien traducida la palabra Selah por diapsalma, dice: “Diapsalma interpositum in canendo silentium significat.” El diapsalma interpuesto en el canto denota silencio.
Nuestro hebraizante el Dr. García Blanco se opone a que la palabra Selah sea una diapsalma o nota intermusical, que eso quiere decir la palabra griega; y sostiene con argumentos filológicos, que no es del caso aducir aquí, que por razón de sus letras radicales la dicha voz hebrea significa astuta, estimulo de afecto, silencio; y por tanto debe traducirse siempre que ocurre, no de la misma manera, sino en relación a los pasajes a que se junta, si bien reteniendo su significación primordial.
Así el mencionado doctor traduce la palabra Selah en el Salmo tres, versos 2, 4 y 8, por secretamente. En el Salmo 7 verso 5 por silenciosamente. En el Salmo 9 verso 16, por maquinación oculta, y en el verso 20 por ocultamente. Y sigue dando otras equivalencias parecidas en los demás lugares en que ocurre.
La palabra, pues, ha dado lugar a varias opiniones, como ven nuestros lectores, y no creemos que esté resuelta la cuestión todavía.
Mas, puesto que no está traducida en nuestra versión, ¿qué debemos entender por la palabra Selah, en la práctica, cuando la hallemos en el texto?
Lo que no puede explicarse con palabras tal vez pueda entenderse con el corazón. Hay cantos sin letra cuyo significado se revela a la mente pensadora sin necesidad de comentario alguno; y ciertas veces el silencio es más expresivo que la palabra. Y así el Selah, que podríamos llamar la sagrada pausa del Salmista, al presentarse después de una verdad importante o de un pensamiento nuevo, no requiere nada más: la lengua calla; tal vez el arpa o el salterio sigue repitiendo en melodiosa cadencia la última frase del cantor, mientras nuestros corazones, asintiendo interiormente a la verdad divina, comprenden que aquel Selah es nuestro amen, así sea.
Hay, por ejemplo, tres Selah en el Salmo tercero. Examinémoslos con relación a los pasajes que acompañan, y veamos si encontramos alguna significación.
En el verso segundo: “Muchos dicen de mi vida: No hay para él salud en Dios. Selah.”
Este es el Selah de admiración. El varón de Dios se siente sorprendido como de espanto ante el pensamiento de tal blasfemia contra Dios y su Padre. ¡Qué no hay auxilio para él en Dios! Su lengua enmudece, su arpa calla extremecida; medita un momento como si estuviese horrorizado, y luego reuniendo sus fuerzas prorrumpe en una exclamación de santa confianza: “Mas tu, Jehová, eres escudo alrededor de mi; mi gloria y el que ensalza mi cabeza.” Verdad que su propia experiencia atestigua, y que le hace decir” “Con mi voz clamé a Jehová, y él me respondió desde el monte de su santidad. Selah.”
Este es el Selah de alabanza. Calla de nuevo la voz del canto, y parécenos ver los ojos del cantor elevados en muda pero solemne adoración.
Su propia experiencia le lleva al conocimiento de una verdad grande y general, y en el último verso exclama: “De Jehová es la salud: sobre tu pueblo será tu bendición. Selah.”
Este es el Selah de triunfo. El cantor ha empezado el salmo con una queja, y lo termina con un grito de victoria.
En nuestra lectura de los Salmos, hallaremos gran provecho espiritual, si hacemos estas o parecidas observaciones cuando encontremos la palabra Selah.

JAH

Abreviamiento poético de Jehová, el nombre del Dios Altísimo (Éx 15:1, 2), que se representa por la primera mitad del Tetragrámaton hebreo ,)ה( ’eh y )י( hdhoy sartel sal ,rebas a ,)HWHY( יהוה décima y quinta, respectivamente, del alfabeto hebreo.

El término Jah aparece 50 veces en las Escrituras Hebreas: 26 solo y 24 en la expresión “Aleluya”, que significa literalmente “alaben a Jah”. Algunas traducciones, como la Versión Popular, no reflejan en absoluto la existencia de la expresión “Jah” en el texto original. Otras la reflejan únicamente en la forma “Aleluya” (MK, NBE, TA, VP). Aún otras (aparte de los casos en que utilizan “Aleluya”) generalmente la sustituyen por Jehová o Yahveh, y utilizan “Yah” en contadas ocasiones (Mod, 7 veces; BJ, 1 vez). La Versión Valera (revisión de 1989) sustituye “Jah” por “Jehovah”, aunque en las notas explica que en el texto original aparece la forma “Jah”, y mantiene la forma “Aleluya”. En Bover-Cantera se sustituye 1 vez por “Yahveh” y 2 veces se elimina, y de las restantes, 24 veces aparece como “Yah” y 23 dentro de la expresión “Aleluya”. La Traducción del Nuevo Mundo conserva las 50 ocasiones en las que aparece Jah o Yah.

En las Escrituras Griegas Cristianas, “Jah” aparece 4 veces en la expresión “Aleluya”. (Rev 19:1, 3, 4, 6.) La mayoría de las Biblias se limitan a transcribir esta expresión griega y no la traducen; sin embargo, en la Traducción del Nuevo Mundo leemos: “¡Alaben a Jah!”.

“Jah” no puede ser una forma primitiva del nombre divino que se usara antes del Tetragrámaton. El nombre Jehová aparece en su forma completa, 165 veces en el libro de Génesis, según el texto masorético; sin embargo, la forma abreviada no se encuentra hasta después del éxodo. (Éx 15:2.)

Normalmente, el monosílabo Jah forma parte de las expresiones más conmovedoras de alabanza, cántico, oración y ruego. Este término se halla a menudo en los pasajes que relatan el regocijo que produce una victoria o una liberación, o cuando hay un reconocimiento de la mano poderosa y la fuerza de Dios. En este sentido, el registro bíblico nos proporciona abundantes ejemplos. Así, la frase: “¡Alaben a Jah!” (Aleluya) aparece en el libro de los Salmos como una doxología, es decir, como una expresión de alabanza a Dios. La primera de estas alabanzas se encuentra en el Salmo 104:35. En algunos salmos puede que solo esté al principio (Sl 111; 112); esporádicamente, en medio de la composición (135:3); a veces, solo al final (Sl 104; 105; 115–117); pero a menudo, tanto al principio como al final del salmo (Sl 106; 113; 135; 146–150). En el libro de Revelación los seres celestiales alaban a Jehová con esta expresión en repetidas ocasiones. (Rev 19:1-6.)

El resto de los pasajes en los que aparece “Jah” también denotan exaltación, tanto en las canciones como en las peticiones a Jehová. Por ejemplo, en la canción de liberación de Moisés (Éx 15:2), y en el registro de Isaías, en donde se consigue doble énfasis al combinar los dos nombres: “Jah Jehová”. (Isa 12:2; 26:4.) Después de haber sido sanado milagrosamente cuando estaba a punto de morir, Ezequías expresó con júbilo poético la intensidad de sus sentimientos repitiendo la expresión Jah. (Isa 38:9, 11.) En la Biblia se hace un contraste entre los muertos, que no alaban a Jah, y aquellos que están resueltos a vivir para Su alabanza. (Sl 115:17, 18; 118:17-19.) Otros salmos también expresan aprecio a Jah por su liberación, protección y corrección. (Sl 94:12; 118:5, 14.)

»

  1. Luis fernando dice:

    Gracias por sus aportes y su ayuda par. Ilustrar mejor al pueblo de Dios. Bendiciones

    Me gusta

  2. Roberto Marín dice:

    Bendiciones, excelente aporte muchas gracias

    Me gusta

  3. Shirley herrera dice:

    Dios necesito tanto de tu ayuda. Solventa mi angustia por el bien de mi familia. Si me pueden enviar documentaciones les estaria agradecida. Gracias

    Me gusta

  4. Carmen Solis dice:

    BUENA ENSEÑANZA ME GUSTA LOS SALMOS

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s