Es una de las sectas más antiguas dentro de los judíos en el Siglo I. Se cree que estos vendrían a ser los maestros de la Ley de Moisés encargados de enseñar e interpretar las Escrituras y la tradición oral al pueblo. A través de los textos de Qumran sabemos que ya habían formado sus ideas básicas sobre la ley, y su adhesión a las “tradiciones de los padres” que es llamada también “Ley Oral” esta Ley Oral era trasmitida a lo largo de los siglos de maestro a maestro, estimaban tanto la Escritura como la Tradición, hasta llegar a preferirla, pues esta explicaba la Ley Escrita, esto crea una separación entre Israel y las Naciones del Mundo, gracias a sus tradiciones los maestros conservaban sus ritos y la Tora quedaba intacta a interpretaciones desviadas de los gentiles.
Los Fariseos eran de clase popular, un partido del pueblo, sin embargo, despreciaban la ignorancia religiosa del pueblo, al que llamaban “amme ha arets”-las gentes del país. No eran de origen sacerdotal, o levítico, ni hombres ricos, mas bien eran pequeños comerciantes que vivían de su trabajo, representaban siempre a la masa aristocrática y su piedad era muy estimada delante de la gente, la cual los saludaban en las plazas y los llamaban respetuosamente Rabí, a los mas instruidos; consideraban al templo como una institución clave para su vida y fe. Insistían en la oración ritual, en el ayuno y el pago del diezmo y en la pureza como caminos hacia la santidad. Todo era bajo su interpretación y creían en la resurrección, en la existencia de los ángeles y en la inmortalidad del alma, guardaban meticulosamente el sábado.
Además en el Nuevo Testamento explica que su visión social y ética fue adoptada por el cristianismo primitivo, aunque Jesús y sus seguidores parecían tener un enfoque más indulgente sobre algunos aspectos de la ley judía, como el Sábado
Los Saduceos
Tenían funciones hereditarias, representaban el grupo sacerdotal que controla el sumo sacerdocio. Originalmente los Saduceos habían sido sacerdotes piadosos deseosos de servir a Dios en su Templo de acuerdo a sus tradiciones y sus reglas legales. Existieron remanentes de saduceos piadosos hasta la destrucción del Templo 70 a.C. y otros elementos de este grupo pudieron haber constituido el núcleo de lo que llegó hacer la Secta de Qumran. Los sacerdotes Saduceos representaban a los que preferían el gobierno Romano, y cumplían la religiosidad por apetitos personales o ventajas políticas. Afirmaban interpretar las Escrituras como estaban escritas y sin depender a la tradición oral. También los Saduceos consideraban al templo como una institución clave para su vida y fe. Considerados entre las familias pudientes y sacerdotales ya desde esa época, sin ser seguidos por el pueblo.
Los Saduceos no creían en la resurrección y en esto los diferenciaba mucho de los fariseos. Estaban convencidos de que las almas se desvanecen al mismo tiempo que los cuerpos y no se preocupaban de observar ninguna otra cosa mas que las leyes, lo cual solo debían preocuparse por su bienestar temporal. Creían que la retribución divina no era futura y ultra terrena, sino inmediata y material, ellos tenían riquezas, y eso era una prueba de que Dios los bendecía porque ellos eran justos.
La doctrina de los saduceos había penetrado solamente en pocas personas, que por cierto eran primeras dignidades, pero concedían todo lo que decían los fariseos por no hacerse insoportables delante del pueblo.
Los Saduceos estaban muy pegados al Pentateuco (los cinco primeros libros de la Biblia).
Los Esenios
No son mencionados en el Nuevo Testamento, pero Josefo atestigua que existían a mediados del siglo II a.C. Plinio el Viejo escribió que al oeste del Mar Muerto, a cierta distancia de la costa, vivían los esenios. Un pueblo solitario, el más extraordinario que existía, sin mujeres, sin hijos, sin dinero, vivían en la soledad del desierto, lo cual los adeptos les llegaban en masa.
La literatura producida por la comunidad revela la práctica de una severa disciplina, interpretando la Ley de una manera aún más exigente que los más exagerados fariseos. Las características más acentuadas del grupo eran la vida comunitaria, fuertemente estructurada, la posesión de bienes en común, su separación de los demás judíos, el celibato, la rectitud moral, la modestia, los baños rituales, las comidas en común y los hábitos blancos.
Su doctrina era típicamente judía: preocupación extrema de pureza obtenida mediante reiterados baños rituales, observancia rigurosa del sábado, estima especial por Moisés. La secta se consideraba como el verdadero Israel, desempeñando un papel importante en desarraigar el mal hacia el final de una edad, que creían inminente.
En Qumrán se encuentran los restos de un monasterio esenio. Su arquitectura muestra la disposición de los ambientes en función de la vida común (comedor, biblioteca, talleres de trabajo) y la importancia concedida a los ritos de purificación (instalaciones para los baños rituales). Este monasterio fue destruido en el año 68, posiblemente por las tropas romanas que tomaron Jericó. Algunos de los sobrevivientes se unieron a los zelotes de Masada, donde fue encontrado un rollo perteneciente a la comunidad de Qumrán.
Los Zelotes
Nació al final del reinado de Herodes. Su fundador había sido Judas de Gamala, llamado Judas Galileo. Unido al fariseo Sadok, había fundado el partido que se caracterizaba por el celo por la defensa de la libertad y por la aceptación de la sola soberanía divina: decía que era una vergüenza aceptar pagar tributo a Roma y soportar, después de Dios, a unos dueños mortales (Josefo, Guerra de los Judíos II,118). Josefo describió el movimiento como la cuarta filosofía (después de los fariseos, saduceos y esenios). Sus adeptos están en muchos puntos de acuerdo con el pensamiento fariseo, pero sienten un amor casi invencible a la libertad, porque creen que Dios es el único dueño y señor. Les importa poco padecer cualquier tipo de muerte, hasta el más inaudito, lo mismo que el castigo que están dispuestos a infligir hasta a sus parientes y amigos; el único objetivo que tienen es no dar el nombre de señor a ningún ser humano
En sus comienzos, el partido, que se encuadraba dentro de los movimientos mesiánicos y radicales de la época, no tuvo gran éxito. La revuelta contra Roma fracasó y Judas perdió la vida (Hechos, 5:37). Sus hijos siguieron la lucha años después, y otro descendiente, Eleazar ben Yaír, comandará la defensa de Masada después de la destrucción de Jerusalén.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s