Este estudio es presentado gracias a la colaboración de mi gran amigo y pastor José Rondón al facilitarme un libro el cual trata sobre el significado y simbolismo de los números en la Biblia.
Significado y símbolos cuyos aspectos son fascinantes para el buen estudio y desarrollo de las Escrituras. Pues las personas instruidas han hallado gran deleite en este estudio de los números. Las supersticiones y filosofías del antiguo mundo pagano que están relacionadas con extrañas fantasías y extravagantes especulaciones en cuanto a su uso. Muchas de sus declaraciones en cuanto a los significados de los números eran completamente falsas. En cambio, la numerología bíblica (GEMATRIA) proporciona una gran ayuda en los descubrimientos de las glorias morales, dispensacionales y proféticas. No hay lugar para la especulación en el uso que el Espíritu Santo hace de los números ya que;
Una vez habló Dios
Dos veces he oído esto
Que de Dios es el poder, y tuya
Oh Señor, es la misericordia
Porque tú pagas a cada uno
Conforme a su obra.
(Salmo 62:11, 12).
Ellicott observa que este es el modo habitual hebreo de enfatizar una declaración numérica. Va aumentando en intensidad natural sobre la estructura misma del versículo, hasta llegar a su punto culminante. La unión del poder y el amor queda comprobada ante el poeta por la mención hecha en la última cláusula acerca de la misericordia y la justicia.
Salomón también usa la culminación numérica cuando enumera las seis cosas que Dios aborrece y la séptima que abomina su alma (Proverbios 6:16-19). Limitándonos únicamente al libro de Apocalipsis, busquemos el significado literal y simbólico de los números empleados por Juan para expresar muchas facetas de la verdad.
• EL UNO.
Existe un acuerdo universal sobre el significado de este número. En todos los idiomas es el símbolo de la unidad, y en las Escrituras es considerado como el signo de la unidad divina y su supremacía absoluta:
“No tendrás dioses ajenos delante de mí” (Éxodo 20:3). Esta orden da a entender que en Dios hay una suficiencia absoluta y una independencia que no necesita de nadie más. En Efesios 4:3-6, el apóstol Pablo describe un círculo completo, que consta de siete unidades distintas: un cuerpo, un espíritu, una esperanza, un Señor, una fe, un bautismo, un Dios.
El tres es el signo de la manifestación divina, y el siete es símbolo de perfección espiritual. Las primeras tres unidades son manifestaciones internas de Dios; mientras que las tres siguientes son sus manifestaciones externas. La unidad y la supremacía de la divinidad de todas son afirmadas por Dios, quien es “sobre todo”, “por todo” y “en todo”.
Los números en la Biblia “Como número cardinal, el uno denota unidad; como ordinal, denota primacía. La unidad es indivisible, y no está constituida por otros números. Por lo tanto, el uno es independiente de todos los demás. El uno excluye toda diferencia, porque no hay segundo con el cual entre en armonía o en conflicto.. . El primero es el único. No puede haber dos primeros.”
La unidad de los atributos gubernamentales de Dios se puede ver en los querubines de oro, que eran de un mismo tamaño y de una misma hechura (1 Reyes 6:25). ¿No necesita la Iglesia profesante recordar el significado de este número divino? ¿No es verdad que se está apartando gradualmente del sacrificio único de Cristo y del altar único, su unidad en la adoración?
Entre las referencias al número uno en el Apocalipsis, mencionamos a continuación las siguientes frases sobresalientes:
• “Uno semejante al hijo del hombre” 1:13
• “Por una hora recibirán autoridad con la bestia” 17:12
•”Tienen un mismo propósito” 17:13
•”En una hora vino tu juicio” 18:10
• “En una hora han sido consumidos” 18:17
• “En una hora ha sido desolada” 18:19
Parece como si la “una hora” de los tres pasajes últimos no se limitara a una hora de sesenta minutos exactos. Es probable que el repetido clamor mencionado aquí sea el mismo período designado como un “breve tiempo” o “un día” 17:10; 18:8. La brevedad de dicho período indica lo terrible y repentino del juicio de Dios.
La expresión “un mismo propósito” se refiere a la unidad de los reyes que estarán en sujeción a la autoridad y voluntad de la bestia.
Cada una de las doce puertas estaba hecha de una perla 21:21 Aunque cada perla era distinta, había unidad en la variedad: unidad, pero no uniformidad.
• EL DOS
Mientras que el número uno afirma que no hay otro, el dos indica que sí lo hay. Es un número que tiene un doble colorido, de acuerdo con su contexto. Un escritor sugiere que esa cifra puede significar responsabilidad, debilidad o gracia. Dos pueden ser uno en compañerismo y en testimonio, aunque sean diferentes en personalidad. Nos sentimos tentados a prestarles más atención a los pares que se hallan en las Escrituras, a partir de las dos tablas de piedra del pacto Deuteronomio 4:13 y de esta manera probar que en la mayoría de referencias a este número existe la expresión de un testimonio amplio y competente.
Considere el ministerio de los dos profetas (Elías y Eliseo) y los dos soldados (Josué y Caleb), quienes son reconocidos como fieles testigos de la verdad de la Palabra de Dios. En los días de la gran Tribulación, darán testimonio de los derechos reales y sacerdotales de Cristo un par de valientes mensajeros que son descritos como:
•Dos testigos 11:3
•Dos olivos 11:4
•Dos candeleros 11:4
•Dos profetas 11:10
Los dos corazones de estos aguerridos heraldos laten como uno solo en su testimonio total por la causa de Cristo. Cuando dos seres humanos se unen en santo matrimonio, hablamos de ellos como una sola carne. Y los dos testigos martirizados serán uno en su testimonio, en los malos tratos en la muerte, la resurrección y la ascensión.
• EL TRES.
Este número tiene una asociación sagrada, porque representa la Trinidad:
Padre,
Hijo
Y Espíritu Santo
(Mateo 28:19)
Pablo usa estas tres frases cuando se refiere a las virtudes cristianas: la fe, la esperanza y el amor (1 Corintios 13:13). El número tres, que aparece con tanta frecuencia en las Escrituras, ofrece al expositor de la Biblia una inmensa riqueza de material para usarlo en el pulpito o en el aula. Aquí, por ejemplo, se dan algunos de sus usos, para despertar el apetito de los estudiosos:
• Tres hombres se le aparecieron a Abraham Génesis 18:2
• Tres ciudades de refugio Det 4:41
• Tres veces al año (Det 16:16
• Triple bendición sacerdotal Nm 6:24-26
• Triple clamor del serafín Is 6:3
• Tres llamamientos a la tierra Jr 22:29
• Tres veces al día oraba Daniel Dan 6:13
• Tres veces negó Pedro a Cristo (Marc 14:72
• Tres medidas de harina Mt 13:33
• Tres días y tres noches Mt 12:40
• Tres veces vio Pedro la visión Hch 10:16
• Tres veces rogó Pablo al Señor con respecto al aguijón en su carne 2/Co 12:18
La tríada es una parte muy importante de las Escrituras y dondequiera que se encuentre puede ser considerada como símbolo numérico de lo divino (como en el caso del frecuente saludo de Pablo: gracia, misericordia y paz). Con este número también se enfatizan el testimonio divino y la perfección divina. Sin embargo, hay algunos pasajes en los cuales el número tres puede ser considerado como el símbolo de la resurrección moral, física y espiritual, como en:
• El tercer día de la creación
• El tercer día en la resurrección de Cristo.

Puesto que se necesitan las tres dimensiones
LARGO
ALTO
ANCHO
Para formar un objeto sólido, el número tres puede ser considerado como el símbolo del cubo, y por lo tanto, representativo de todo lo sólido, real, substancial, completo y entero. En total hay cuatro números perfectos que sugieren la idea de algo acabado y completo en las Escrituras:
• El tres, que representa la perfección divina.
• El siete, que representa la perfección espiritual.
• El diez, que representa la perfección en el orden.
• El doce, que representa la perfección en el gobierno.
La sección introductoria del Apocalipsis, la Revelación de Jesucristo, está señalada especialmente por este gran sello divino del tres que se halla estampado en ella.
Esta revelación es
• dada por Dios
• enviada por Dios
• declarada por Dios 1:1
Juan dio testimonio de
• La divina Palabra de Dios
• El divino testimonio (el testimonio de Jesucristo)
• La divina visión (todo lo que vio 1:2
La bienaventuranza es para
• El lector
• El oyente
• El que guarda las cosas escritas 1:3
El ser divino,
• El que era
• El que es
• El que ha de venir 1:4, 8
El Señor que vendrá se presenta como
• El profeta divino el testigo fiel
• El sacerdote divino el primogénito de entre los muertos
• El rey divino el soberano de los reyes 1:5
El pueblo de Dios es
•Amado
• Lavado
•Coronado 1:5, 6
Cristo es representado como el
• Divinamente eterno
• Divinamente vivo
• Divinamente poderoso 1:17, 18
La revelación divina fue triple:
• Las cosas que viste
• Las cosas que son
• Las cosas que serán después 1:19

• EL CUATRO.
Debido a que los acontecimientos mundiales son tan prominentes en el Apocalipsis, el número cuatro se usa unas treinta veces. Al contemplar el mundo o la escena completa de la creación, cuando se tienen en perspectiva lo largo y lo ancho, el cuatro es el número que se usa para describirlo, ya que este número está relacionado con la tierra, con sus cuatro puntos cardinales y sus cuatro estaciones. En cuanto a los que moran en la tierra, éstos han formado parte de las cuatro monarquías que describió Daniel. La plenitud de las bendiciones materiales en la tierra se describe de esta cuádruple forma:
• En vez de bronce traerá oro,
• Y por hierro plata,
• Y por madera bronce,
•y en lugar de piedras hierro Isaías 60:17
Si el tres es la marca de Dios, el cuatro es la marca del mundo, el cual está constituido en cuatro divisiones: naciones, tribus, pueblos y lenguas 7:9. El cuatro es la señal del hombre y la creación material. Hay un antiguo proverbio judío que indica que hay cuatro cosas que ocupan el primer lugar en el mundo:
• El hombre entre las criaturas,
• El águila entre las aves,
• El buey entre el ganado,
•El león entre las bestias (Compárese con Apocalipsis 4:7, 8.)

EL CINCO.
Aunque no se usa con la frecuencia con que se usan otros números, el cinco tiene su propio significado. Hay varios casos en los cuales se hace un contraste entre la debilidad y la fuerza usando el número cinco: David usó cinco piedras lisas para vencer al gigante Goliat; cinco perseguirán a cien; cinco panes para alimentar a cinco mil. Sin embargo, otros pasajes como Números 5:7 y Mateo 25:2, implican la idea de la responsabilidad humana. El número cinco y sus múltiplos ocupan un lugar prominente en las medidas y la distribución de aquellas partes del tabernáculo y el templo que expresan responsabilidad humana y testimonio ante los hombres. Hay cinco grandes misterios:
• El misterio de Dios
• El misterio del Hijo
• El misterio del Espíritu
• El misterio de la creación
• El misterio de la redención en la cruz

EL SEIS.
El hombre fue creado en el sexto día de la creación, por lo tanto está sellado con el número seis. Seis días son dados al hombre para que trabaje y seis es el número estampado en todas las cosas que están conectadas con las actividades humanas. Las frecuentes referencias a seis días de trabajo muestran lo incompleto de la obra humana, que jamás podrá alcanzar un resultado pleno y definitivo. El trono de Salomón tenía seis gradas 1/Reyes 10:19 y debido a la imperfección de su gobierno, su reino fue dividido. Su gloria era imperfecta. El sexto mandamiento está relacionado con el asesinato, el peor pecado del hombre contra el hombre.
Puesto que seis es siete menos uno, y el siete es el número de la perfección, el seis tiene que ver con el hombre, e implica la idea de su imperfección. Este es el número del hombre sin Dios. Las seis tinajas de piedra llenas de agua Juan 2:6 hablaban de la imperfección del hombre y la incapacidad de sus normas para producir bendición. De manera que el seis indica la limitación del hombre: lo mejor que él puede hacer sin Dios.

EL SIETE.
El constante uso en las Escrituras del número siete, demanda un estudio cuidadoso de parte de todos los amantes de la Palabra de Dios. El papel tan importante que este número desempeña en el Apocalipsis se comprueba con el hecho de que Juan lo usa no menos de cincuenta veces en sus veintidós capítulos. El siete tiene gran significado; se usa en la Biblia con referencia a lo completo y lo perfecto, más que cualquier otro número simbólico. El siete también aparece en varios múltiplos, como en “setenta veces siete”. En la creación. Dios reposó de su obra el día séptimo: el sábado o día de reposo.
Como se indicó anteriormente, la palabra siete viene en hebreo de una raíz que significa “estar completo, satisfecho, tener suficiente” y da la idea de perfección o plenitud, ya sea de lo bueno o de lo malo. Pablo enumera siete dones y siete unidades asociadas con la verdadera iglesia, romanos 12:6-8; Efesios 4:4-6 Había siete fiestas de Jehová Levítico 23. Además de los sietes ya señalados, quiero presentar una lista de perfecciones que aparecen en el libro y están asociadas con el número siete.
• Los siete espíritus de Dios =las perfecciones de la divinidad.
• Los siete candeleros de oro =la perfección de la luz y la verdad y del testimonio dado por Cristo.
• Las siete estrellas = la perfección en el gobierno y la supervisión.
• Las siete lámparas = la perfección en la iluminación del Espíritu.
• Los siete sellos = la perfección de seguridad y autoridad.
• Los siete cuernos = la perfección del poder divino.
• Los siete ojos = la perfección del discernimiento.
• Las siete trompetas = la perfección de jurisdicción.
• Los siete truenos = la perfección del juicio.
• Las siete plagas = la perfección de la ira divina.
• Las siete copas = la perfección de la destrucción.
• Los siete montes = la perfección del poder terrenal.
• Los siete reyes = la perfección de la realeza terrenal.

• EL OCHO.
El origen de este número sugiere en hebreo la idea de superabundancia. Viene de una raíz que significa “engordar”, “sobreabundar”. De esta forma da la idea de “fertilidad superabundante” o “satisfacción”. Debido a que Cristo se levantó de entre los muertos el primer día de la semana, que es también el octavo, este número representa la resurrección. El ocho también es símbolo de la eternidad y de una nueva época. Vea Génesis 21:4; Levítico 14:23; 1/Pedro 3:20; 2/Pedro 2:5.

EL DIEZ.
El cinco indica nuestra responsabilidad hacia los hombres, y dos veces cinco mide nuestra responsabilidad hacia Dios, como se comprueba por el uso del diez en muchas partes del tabernáculo. La misma idea existe en los diez mandamientos. Las caídas de Israel en el desierto se dice que fueron diez. Este fue el número de veces que el pueblo tentó a Dios (Números 14:22, 23). Faraón endureció su corazón diez veces y experimentó el juicio de las diez plagas.
Puesto que es uno de los números perfectos de las Escrituras, el diez significa la perfección del orden divino: no falta nada; el cielo está completo y terminado. Así en los diez mandamientos encontramos la revelación completa de las exigencias de Dios sobre el hombre. En lo que respecta a nuestro físico, ¡qué bien nos sentimos con diez dedos en las manos y diez en los pies!
Cuando hablamos acerca de las siete iglesias, presentamos la sugerencia de que los “diez días” de extrema tribulación de los que se le habla a la iglesia de Esmirna, tenían relación con los diez períodos de persecución sufridos bajo diez emperadores romanos. El significado inmediato de esta frase, sin embargo, es que el Señor sabía cuánto era lo más que sus santos podían soportar y de acuerdo con eso limitó la duración de sus sufrimientos. “Con medida lo castigarás en sus vástagos. Él los remueve con su recio viento en el día del viento solano” Isaías 27:8.
• EL DOCE.
Este número, o sus afines, aparecen más de cuatrocientas veces en toda la Biblia. Dios lo escogió para expresar la administración perfecta del gobierno divino en el mundo,
• Israel
• La Iglesia
Mateo 19:28; Apocalipsis 21:12-22. A la edad de doce años, Jesús anunció públicamente su relación celestial y su misión en un mundo necesitado Lucas 2:42. Doce legiones de ángeles eran señal de la perfección de los poderes angélicos Mateo 26:53. En el Antiguo Testamento también encontrará el lector mucho material para meditar sobre el frecuente uso del número doce:
• Las doce tribus de Israel.
• Los doce panes de la proposición (Levítico 24:5).
• Las doce Fuentes de agua (Éxodo 15:27).
• Las doce piedras preciosas del pectoral (Éxodo 28:21).
• Los doce patriarcas (Hechos 7:8).
• Las doce piedras (Josué 4:8, 9).
• Los doce bueyes (1 Reyes 7:25).
• Las doce puertas (Ezequiel 48:31-34).
Este número, que aparece unas veinte veces en el Apocalipsis, tiene que ver con el gobierno patriarcal, el apostólico y el nacional. Así hallamos:

• Las doce estrellas 12:1
• Los doce ángeles 21:12
Que representan a la jerarquía del cielo.
• Las doce tribus 21:12 que representan a Israel como nación.
• Los doce fundamentos 21:14 que representan la fe.
• Los doce apóstoles 21:14 que representan a la Iglesia de Cristo.
• Los doce Frutos (22:2), que representan la bondadosa provisión del cielo.
• Las doce puertas (21:12, 21), que representan la libertad para entrar.
• Las doce perlas (21:21), que representan la gloria de la ciudad.
Entre los múltiplos del número doce tenemos:
• Doce mil estadios 21:16 las dimensiones de la nueva ciudad.
• Doce mil sellados 7:5-8 12.000 de cada tribu; 144.000 en total.
Mucho de lo que se relaciona con Israel está indicado por medio de este número:
Los 144.000 señalados 7:4; 14:1
Este es un número constituido por doce veces doce mil, y sugiere la perfección y la plenitud del propósito de Dios con relación a su pueblo.
• Veinticuatro es dos veces doce y significa la plenitud de autoridad y representación.
• Los veinticuatro ancianos 4:4, etc son los representantes de la luz y la gracia.
• Los veinticuatro tronos 4:4; 11:16 representan el lugar de poder y de juicio.

EL CUARENTA Y DOS.
Seis veces siete es un número de significado profético que lleva la idea de limitación.
• Hollarán la ciudad cuarenta y dos meses (11:2).
• Autoridad por cuarenta y dos meses (13:5).
Este período que representa
2.260 días,
Tres años y medio,
Tiempos dos años
Tiempo (un año
Y medio tiempo seis meses)
Está asociado con el anticristo y el tiempo de la congoja de Jacob. Esta es la segunda mitad de la semana de Daniel, 9:24, 27. La duración de la persecución de Israel ha sido fijada. Bullinger hace notar: El cuarenta y dos debe tener alguna conexión con la perfección espiritual, porque es un múltiplo de siete. Pero es el producto de multiplicarlo por seis. Por lo tanto, como el seis es el número de la oposición del hombre a Dios, el cuarenta y dos cobra un significado muy importante en lo concerniente al resultado final de la oposición del hombre hacia Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s