La palabra Diacono viene del griego Diakonos, que significa Siervo.
Una de las funciones de ellos en la Iglesia del Nuevo Testamento, la encontramos en el libro de Hechos 6:1-6. Deben ayudar a los Pastores, cuidando de los asuntos temporales y materiales de la Iglesia de tal manera, que los pastores puedan dedicarse a la Oración y Ministerio de la palabra de Dios (Hechos 6:4).

Calificaciones Necesarias para ser un Diacono

Texto Bíblico; 1ª Timoteo 3: 8-13

a) Honesto
b) Sin Doblez
c) No dado a mucho vino
d) No Codicioso
e) Que guarde la Fe
f) Irreprochable
g) De un solo Cónyuge
h) Que gobierne bien a sus hijos

Responsabilidades de un Diacono

a) Servir a los demás (Hechos 6:2)

Tenemos un ejemplo de esto en Jetro, el suegro de Moisés. En el Libro de Éxodo Jetro aconseja a su yerno Moisés que designe varones para decidir y juzgar determinados asuntos entre el pueblo.
Pues, el suegro observó que Moisés estaba llevando una carga muy pesada, y esto no rea bueno para él, y tampoco para el pueblo. Entonces sugirió a Moisés que buscara entre el pueblo a hombres capaces, valerosos y temerosos a Dios, que estuvieran sobre mil, cien, cincuenta y diez hombres.

De esta manera, el líder Moisés podría vivir tranquilo y en paz con el pueblo
(Éxodo 18: 13-27)

Nota: De la enseñanza de Jetro, sacamos un tremendo provecho para la vida espiritual de los líderes y la Iglesia, pues, debían haber hombres para servir al pueblo, el mismo Señor Jesús nos enseña que nosotros estamos en la tierra para servir y no ser servidos
(Mateo 20:28 / Lucas 22: 26-27).

b) Lleno de Espíritu Santo y Sabiduría ( Hechos 6.3)

En el texto bíblico citado, vemos que los Apóstoles estipularon que los siete varones debían evidenciar de que sus vidas eran influenciadas por el Espíritu Santo y no por deseos carnales (Gálatas 5: 16-25).

ANCIANO (Números 11: 16-17 / Números 11: 24-25)

Hombres dotados de autoridad y experiencia (madurez), con capacidad para juzgar, disciplinar y aconsejar ante cualquier situación que ocurra en el pueblo. Por su sabiduría eran de vital importancia en las decisiones que tomaban los reyes y líderes entre otros. Pues servían de consejeros. (Ruth 4:1-4 2ªCrónicas 10:1-19).

En el capítulo diez de 2º de Crónicas, vemos que el rey Roboam despreció el consejo de los ancianos y escuchó la voz de los jóvenes, pero, la Biblia nos enseña que los jóvenes tienen que estar sujetos con mucha humildad a los ancianos.
(1ª Pedro 5:5)
A través de esta enseñanza nos damos cuenta de que los ancianos son hombres de cierta edad y que sus posiciones son respetadas. Porque, cuando opinaban sobre determinado asunto, tenían la certeza de que los resultados finales servirían de gran logro para las vidas de las personas, el pueblo o la congregación.

En la palabra de Dios vemos claramente un ejemplo, donde un Apóstol y evangelista también era conocido como Anciano. Éste es el Apóstol Juan
(2ª Juan 1:1).

PRESBÍTERO Y OBISPO

La escritura nos dice que si alguien desea un Episcopado, excelente obra desea
(1ª Timoteo 3:1).

La palabra Episcopado significa un Conjunto de Obispos, así también como la palabra Presbiterio significa un Agrupamiento de Presbíteros.
Entonces, Presbítero y Obispo son equivalentes y se refieren al mismo cargo eclesiástico.

La palabra Presbítero viene del griego Presbuteros, que indica la madurez y dignidad espiritual necesarias para el cargo.

La palabra Obispo viene del griego Episkopos, y se refiere al trabajo de supervisar a la Iglesia, como administrador de la casa de Dios.
Para que estos Ministros puedan ejercer cargos de liderazgos en las Iglesias, deben poseer determinados requisitos o condiciones Bíblicas para guiar a los miembros de la Iglesia a los patrones morales y espirituales que Dios exige
(Tito 1: 5-9 1ª Timoteo 3: 2-7).

A continuación veremos algunos requisitos Bíblicos que deben tener estos Ministros:

1) Irreprochables: Esta palabra, proviene del griego Anepilemptos, que significa literalmente que no pueden existir hacia él, ningún tipo de acusaciones en su contra. Esto tiene que ver con una conducta manifiesta, aprobada e intachable desde su conversión, en la vida conyugal, familiar, social y laboral.

Ninguno debe ser electo al ministerio si existen contra el acusaciones (comprobadas) provenientes de inmoralidades o transgresiones graves, todo lo contrario, debe ser hombre de reputación irreprochable entre los miembros de la Iglesia así como también fuera de ella, para tener una vida cristiana ejemplar, sin problemas morales, habituales o incidentales. Estos pueden servir como modelos a seguir
(1ªTimoteo 3:2-3 1ªTimoteo 3:7 Tito1: 5-8).

2) Buen Gobierno de su casa: Esta es una calificación de mucha importancia para el candidato que aspire a este ministerio. Debe mostrar por ejemplo fidelidad en su matrimonio y tener a sus hijos en sometimiento (como la palabra enseña). Así como también tener una buena relación familiar.
(1 Timoteo3:2 1ªTimoteo 3:4-5 Tito1:5-6).

Respecto a este punto, la Biblia nos relata el caso de Elí, quien junto a su descendencia fue rechazado por Dios para el Ministerio en la cada de Dios, debido a que no supo gobernar su casa como Dios exige.
(1ºSamuel 2:12-17 1ªSamuel 2:22-36 / 1ªSamuel 3:11-14 / 1ª Samuel 4:11-21).

3) No Neófito: Esto quiere decir que no puede ser una persona nueva, es decir, que recién venga conociendo las cosas de Dios o que no posea un conocimiento absoluto sobre la doctrina bíblica, ya que podría caer en el envanecimiento, y así caer también en condenación
(1ªTimoteo 3:6).
Como ejemplo de esto vemos que Juan el Apóstol y evangelista era
conocido por la Iglesia como Anciano y Presbítero.
( 2ªJuan 2 3ªJuan 1)

4) Retenedor Firme de la Palabra de Dios: (Tito 1:9)
El Ministro no solo debe estar a la altura de los patrones morales y espirituales, también debe comprometerse a retener firmemente el Testimonio Apostólico original, referente a la obra salvífica de Jesús
( Efesios 2:20-22), amándola, conociéndola y dando su vida por ella. Esto es importante por dos razones.

a) Debe saber enseñar y exhortar de acuerdo a la palabra de Dios, y llegar a la sincera devoción a Cristo, a la verdad y justicia (2º Timoteo 4:2-5)
b) Debe saber corregir a aquellos que enseñan cosas contrarias a las escrituras, con el fin de conducirlos a la verdad (2ªTimoteo 2:24-26).

5) Apacentar el Rebaño de Dios: Fueron constituidos por el Espíritu Santo
Para apacentar el rebaño de Dios y librarlos de las manos de los falsos líderes (lobos vestidos de ovejas).
Hechos 20:28-30

Los ministros y líderes de la Iglesia tienen la responsabilidad de cuidar a los creyentes y hacerlos discípulos, hijos de Dios, alimentándolos con la palabra y protegiéndolos. Porque cuando venga el Sumo Pastor, aquellos ministros alcanzarán la corona de gloria incorruptible (1ªPedro 5:1-4).

El Ministro que gobierna bien su familia y la casa de Dios es digno de honor, pero aquel ministro que cae en el pecado, debe ser reprendido.
Por eso el Ángel de Señor es imparcial a la palabra del Señor.
(1ªTimoteo 5:17-21)

Generalidades

1ª Timoteo 5:17-18

Los Ministros que gobiernan bien la casa de Dios y su familia con toda sinceridad y trabajan diligentemente en la predicación y en la enseñanza de la palabra de Dios, de acuerdo a lo que enseña la palabra en 1ªCorintios 15:10 1ªTesalonicenses 5:12-13, deben recibir doble honra (versículo 17).
Deben recibir ayuda financiera de acuerdo a lo que leemos en 1ª Corintios 9:7-14 1ªTimoteo 5:18.

Por otro lado, la Iglesia también debe someterse al ministro en cuanto a conducta y enseñanza Bíblica (Hebreos 13:7 y 17).

1ªTimoteo 5: 19-21

Estos Ministros cuando pecan no pueden ser acusados sin presencia de testigos. Pero, si son encontrados culpables y siguen pecando, deben ser reprendidos y disciplinados en presencia de todos para que halla temor en los miembros de la Iglesia y también en el Liderazgo.

Consejo:

La Biblia enseña a no imponer manos con ligereza (1ªTimoteo 5:22).
Respecto a la ordenación de un Presbítero de acuerdo a lo que señala la palabra en 1ªTimoteo 4:14 2ªTimoteo 1:6 Hechos 6:6; Pablo establece lo siguiente:

a) Nadie debe ser ordenado Apresuradamente, es decir, que la ordenación debe ser con debida cautela y directrices bíblicas (Tito 1:5-16).

b) La ordenación de un hombre como Presbítero, es un acto público que se realiza en presencia de la Iglesia, afirmando que la vida de este hombre satisface el patrón divino de la perseverancia en la piedad. En otras palabras aquellos hombres que son ordenados para un cargo de dirección espiritual como por ejemplo Presbítero, Pastor, Apóstol y Líder en general, deben ser fieles al Señor hasta el final.

c) Si una Iglesia ordena o separa a alguien apresuradamente, es decir, sin las calificaciones necesarias para el ministerio, estaría en contra de las directrices divinas y participaría de los pecados de este hombre (1ªTimoteo 5:22).

Pablo le dice a Timoteo Consérvate puro, Esto significa que no debe involucrarse en la elección u ordenación de cualquier persona indigna para ejercer el ministerio.
CONCLUSIÓN:
En toda institución humana existen normas, leyes o requisitos que el trabajador (a) debe cumplir, y aun dentro de nuestros propios hogares los hay, es por eso que si hablando secularmente estas normas o leyes se cumplen. Cuanto mas deberían cumplirse en el evangelio, es por eso que todo pastor debe observar cuales son los expedientes o conductas de cada cristiano y los cristianos deben prepararse para poder ejercer el diaconado o algún ministerio.
Velemos para que estos requisitos se cumplan y no seamos corruptos, porque los corruptos no entraran en el cielo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s