A continuación te presentare una breve explicación sobre el libro del profeta Ezequiel en el cap.1:10 el cual empieza con una visión que ha sido por muchos mal interpretada al decir que estas cuatros caras o profecía no tiene nada que ver con los evangelios, pero el punto es que si tiene mucho que ver y te lo presentare de la siguiente manera.
Ezq, 1:10 dice que el profeta vio los cielos abiertos y que en medio de la gran luz brillante vio cuatro seres vivientes y los describe de la siguiente forma:
‘Y el aspecto de sus caras era cara de hombre, y cara de león al lado derecho de los cuatro, y cara de buey a la izquierda en los cuatro; asimismo había en los cuatro cara de águila’. (Ezequiel 1:10).
Ezequiel tuvo una visión semejante, a la que vio el apóstol Juan en Apocalipsis 4:6-7 “Y delante del trono había como un mar de vidrio semejante al cristal; y junto al trono, y alrededor del trono, cuatro seres vivientes llenos de ojos delante y detrás. El primer ser viviente era semejante a un león; el segundo era semejante a un becerro; el tercero tenía rostro como de hombre; y el cuarto era semejante a un águila volando”
¿Cuál es el significado de estas visiones y de estos cuatro seres vivientes?
Cuatro hombres – un recaudador de impuestos, un hombre de ocupación desconocida, un médico, y un pescador – escribieron biografías de Jesucristo. Se llamaban Mateo, Marcos, Lucas y Juan (posiblemente no el que escribió el Apocalipsis). Nunca imaginaron que sus escritos (junto con los de Pedro, Pablo y otros) serían añadidos a las Sagradas Escrituras de los Judíos, resultando posteriormente en el libro conocido por millones cómo la Biblia. Nunca se imaginaron que lo que escribieron sería traducido a cientos de idiomas. La mera idea de que esto pudiera pasar, les hubiera chocado profundamente.
Mateo, Marcos y Juan, siendo judíos, habrían conocido la visión de Ezequiel, pero no habrían tenido ninguna idea de que lo que escribieron tendría alguna relación con ella. Sin saberlo, estaban cumpliendo (en parte) lo que profetizaba Ezequiel. Estos cuatro evangelios están vinculados con los cuatro seres vivientes.

Mateo
El evangelio de Mateo corresponde con el primer ser viviente, el león. El león es el rey de los animales, y de esta manera Mateo representa Jesús como rey. La Biblia misma relaciona el león con el reinado y la tribu de Judá de la cual vino Jesús. En el libro de Génesis 49:9 y 10, Jacob profetizó: “Cachorro de león, Judá; de la presa subiste, hijo mío. Se encorvó, se echó como león, Así como león viejo: ¿quién lo despertará? No será quitado el cetro de Judá, ni el legislador de entre sus pies, Hasta que venga Shilo; y a él se congregarán los pueblos”
Mateo era un oficial del gobierno, y el más adecuado de los cuatro autores de los evangelios de delinear Jesús cómo rey.
Mateo comienza su evangelio con las siguientes palabras: “Libro de la genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham” Luego empieza a trazar el linaje de Jesús de Abraham hasta David, y luego recorriendo todos los reyes de Israel. ¿Qué podría ser más apropiado para aquél que estaba destinado para sentarse en el trono de David?
Solo Mateo narra la visita de los tres reyes magos las palabras que pronunciaron cuando buscaban a Jesús: ¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle? (Mt 2:2)
Al final de Mateo, cuando Jesús comisiona a los discípulos les dice: “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra” (Mt 28:18). Estas son las palabras de un rey.
Marcos
Marcos corresponde al segundo ser viviente, al buey, que es un animal sirviente. De esta manera, Marcos ve a Jesús como un sirviente, lo cual representa lo opuesto de un rey. Sirvientes son gente ‘desconocida’, lo cual es interesante ya que Marcos era una persona cuya profesión se desconoce. Las primeras palabras de Marcos son simplemente: ‘Principio del evangelio de Jesucristo’ (Marcos 1:1) [las palabras ‘Hijo de Dios’ que siguen, seguramente fueron añadidas más tarde, ya que no figuraban en el original). En Marcos no hay una genealogía, ni tampoco ninguna narración del nacimiento; lo cual no se esperaría al narrar la llegada de un sirviente. El libro de Marcos tampoco incluye muchas enseñanzas, pero el énfasis principal recae en los hechos de Cristo, o sea recalcando a Jesús en su rol de servir al Padre. Es también de interés que Marcos es el evangelio más corto (otra vinculación con el tema de sirviente).
Al final de Marcos, cuando Jesús comisiona a sus discípulos, Jesús dijo: “Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios, hablarán nuevas lenguas, tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán’ (Mc 16:17-18). Se estaba refiriendo a las acciones que iban a llevar a cabo sus sirvientes.
¿Cómo se puede ser rey y sirviente a la vez? No existen roles más opuestos. Aquí en Inglaterra, como en varios otros países, la reina sólo es la cabeza constitucional del país. En antaño, los monarcas realmente gobernaban sus reinados y tenían poder absoluto. Se asemejaban más a los que entenderíamos hoy en día como primer- ministros y presidentes, o inclusive a dictadores modernos. En los primeros capítulos del libro de Samuel se describe la coronación de Saúl, el primer rey de Israel. Samuel es un buen ejemplo del poder que ejercían los monarcas con sus subyugues cuando dijo: ‘seréis sus siervos’ (1 S 8:17). En aquellos tiempos un rey podía decretar la muerte de cualquier persona que no le agradaba, y esto ocurría a menudo. Pero un siervo no tenía ningún tipo de derechos, pero tenía que obedecer todo lo que le decía su mayordomo.
Jesús cumplía perfectamente ambos roles de rey y siervo. Hablaba y actuaba como un rey. “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra” (Mt 28:18). Pero también vivió como un siervo y también empleó las palabras de un siervo “Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió” (Jn 6:38). Obedecía constantemente la voluntad de su Padre.

Lucas
El tercer autor de los evangelios (Lucas), corresponde al tercer ser viviente. El ve a Jesús como un hombre. Lucas era médico, y se preocupaba por el pueblo, por lo tanto es lógico que vea a Jesús de esta manera. Sólo Lucas nos da todos los detalles humanos del nacimiento de Jesús. Nos relata la visita de Gabriel a María y su concepción. Sólo Lucas menciona el mesón y el pesebre donde Jesús durmió por primea vez. Similar a Mateo, Lucas provee la genealogía de Jesús, pero no de la misma manera. Mateo empieza con Abraham y la descendencia a través de David. Lucas empieza con María, y lo traza hacia atrás hasta llegar a “hijo de Adán, hijo de Dios’. En hebreo el nombre Adán significa hombre. Por lo tanto, podríamos traducirlo de la siguiente forma ‘hijo de hombre, hijo de Dios’.
Lucas nos provee con numerosos detalles personales de la vida de Jesús. Solo en su evangelio se nos narra como una pandilla de hombres le echa de Nazaret. Solo en Lucas se menciona como Jesús sudó en Getsemaní con gotas de sangre.
En la comisión al final de Lucas se incluyeron las palabras “y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén” (Lc 24:47). Se enfoca aquí en el arrepentimiento, en como el ser humano responde al evangelio, y del perdón que resulta de esto.

Juan
El evangelio de Juan corresponde al cuarto ser viviente, el águila en vuelo. El águila pertenece a los cielos y por lo tanto representa a Dios. Juan ve a Jesús como Dios. Los otros tres seres pertenecen a la Tierra. Y como hemos de esperar, el evangelio de Juan es muy diferente al de Mateo, Marcos y Lucas.
Tanto el evangelio de Mateo y el de Lucas relatan el nacimiento y la genealogía de Jesús dentro de un marco natural (o terrenal). Pero en el evangelio de Juan no es así, ya que no se presenta el nacimiento de Jesús acorde a lo terrenal sino que el origen se sitúa en lo celestial: “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios” (Jn1:1). Un poco más tarde dice: “Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad” (Jn 1:14-15). En Lucas se relata el nacimiento desde una perspectiva terrenal, en Juan desde una perspectiva divina.
Juan es el evangelio del ‘Yo soy’. Sólo Juan menciona las grandes referencias que Jesús usa para describirse a sí mismo, tales como: ‘Yo soy el pan de vida’; ‘Yo soy la luz del mundo’; ‘Yo soy la puerta’; ‘Yo soy el buen pastor’; ‘Yo soy la resurrección y la vida’; ‘Yo soy el camino, y la verdad, y la vida’; ‘Yo soy la vid verdadera’, ‘Antes que Abraham fuese, yo soy’. ¿Quién puede decir tales cosas, sino Dios? No ha existido ningún maestro o líder religioso que haya pronunciado palabras así antes.
Jesús nunca dijo directamente que era Dios, pero 21 veces (en el texto griego) en el evangelio e Juan pronunció las palabras ‘yo soy (egw eimi). Siglos antes, Moisés le preguntó a Dios cuál era su nombre. Dios le respondió con las famosas palabras ‘YO SOY EL QUE SOY’ (Ex 3:14). Para los judíos ‘Yo soy’ formaba parte del nombre divino. Lo que es realmente fascinante es la ‘gematria’ (o sea, el valor numérico) de ‘Yo soy’ en el hebreo אֶהְיֶה (ehyeh) es 21, que coincide exactamente con el número de veces que Jesús pronunció estas palabras en los 4 evangelios. (Algunos se habrán fijado en que 21 es el producto de 3 y 7, y que ambos números están asociados con la perfección y con Dios). Cuando Jesús dijo ‘Antes que Abraham fuese, yo soy,’ los judíos interpretaron sus palabras como si fueran una blasfemia, ya que se estaba pronunciando Dios. Cogieron piedras para apedrearle. Porque en la ley de Moisés, se decretaba que se apedrearía a aquellos que habían blasfemado.
Y sin más preámbulo espero por lo menos darte cierta orientación con respecto al significado o simbolismo de las 4 caras que vio Ezequiel para que no cometas el error de decir “que los ángeles tienen cara de animales… Dios te bendiga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s